Precampaña del 28-A Iglesias admite los pecados en su vuelta: "Hemos dado vergüenza ajena"

  • El líder de Podemos recupera tras su paternidad el discurso más incisivo contra el poder para superar la honda crisis del partido

Pablo Iglesias se dirige a los simpatizantes de Podemos en el acto de su regreso en Madrid. Pablo Iglesias se dirige a los simpatizantes de Podemos en el acto de su regreso en Madrid.

Pablo Iglesias se dirige a los simpatizantes de Podemos en el acto de su regreso en Madrid. / Juan Carlos Hidalgo / Efe

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, regresó este sábado a la arena política reconociendo que su formación ha dado "vergüenza ajena" y dejó claro que el partido aspira ahora a situar ministros en un Gobierno con el PSOE para ser decisivos en el cambio de rumbo del país.

"Hemos cometido errores, hemos dado vergüenza ajena, pero nunca nos hemos equivocado de lado", puso en valor Pablo Iglesias en el mitin con el que volvió de su baja de paternidad, celebrado en la plaza del museo Reina Sofía de Madrid, donde la formación cerró su primera campaña electoral, la de las europeas de 2014.

Con el partido inmerso en una crisis interna y las encuestas a la baja, el candidato a la Presidencia del Gobierno por Unidas Podemos se disculpó ante todos los militantes que, sin tener cargos, se han dejado la piel mientras la dirección vivía sumida en crisis internas que han tenido su máxima expresión en la marcha de Íñigo Errejón.

"Peleas por los sillones, los cargos, la visibilidad. Actuar como un partido más. Eso somos nosotros también, y tenemos que decirlo", reconoció Iglesias.

También dejó patente el líder de Podemos que España cambió con ellos y dio por hecho que, tras los comicios del 28 de abril, se abre una segunda etapa en la que la formación podrá ser decisiva si logra formar parte de un Gobierno de izquierdas. "Si hay ministros de Unidos Podemos hay algunas cosas que van a cambiar", afirmó cinco años después de fundar un partido que entonces aspiraba al sorpasso.

Alternativa al "trío de Colón" y al pacto PSOE-Cs

Frente a esa opción, expuso dos alternativas: el pacto del "trío de Colón" –PP, Vox y Cs– o "lo menos malo", un acuerdo entre Ciudadanos y el PSOE. "Y yo me pregunto: ¿Van a hacer que en este país no paguen impuestos sólo los autónomos y la gente trabajadora?", se cuestionó sobre esa posible unión entre el partido de Pedro Sánchez y el de Albert Rivera.

A los "patriotas de pandereta" del PP, Vox y Cs les pidió "que las banderas no tapen la dignidad de un pueblo que habla muchas lenguas, se identifica con símbolos distintos pero que quiere llevar a sus hijos o mayores a un hospital y quiere que eso funcione".

Y defendió que, pese a que sabía que les iban a "atacar por todas partes", Podemos siempre ha apostado por "la fraternidad, el diálogo y la reconciliación" en un conflicto catalán que no se puede resolver "a palos". Iglesias también se refirió a Irene Montero, su pareja y la portavoz de Podemos, para recordar que fue la primera mujer en España que defendió una moción de censura –la que echó al ex presidente Mariano Rajoy– y que con su intervención calló muchas bocas, "como tantas mujeres" que ocupan puestos de responsabilidad. La referencia a Montero se produjo dos semanas después de que ella augurase que "pronto" habría una mujer líder en Podemos.

De nuevo en clave interna, Iglesias recordó a que los militantes le eligieron hasta 2021, "el siguiente Vistalegre", pero dijo que lo sucedido en el partido tiene implicaciones. "No se puede consentir la imagen que hemos dado y tengo que asumir la responsabilidad", afirmó.

"Veinte familias más poderosas que el Parlamento"

Nada más comenzar su discurso, lanzó una dura crítica a los que, dice, "mandan más que los diputados", y citó expresamente apellidos como Ortega, Pérez o Fainé para referirse a algunas de las 20 familias más poderosas de España.

"Creo que hoy tengo que decir algunas verdades, verdades que no se suelen decir en campaña, que es complicado escuchar a los partidos (...), verdades que cuando se dicen se pagan", advirtió. A su juicio, "hay 20 familias que tienen mas poder que cualquier diputado" e indicó que aunque probablemente se lo hagan "pagar caro", no temía decir sus nombres, momento en el que citó los apellidos "Ortega, Botín, Pérez y Fainé".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios