Elecciones generales 2019

El PP y Cs luchan en Sevilla por ser el referente de la derecha

  • Los populares perdieron el 28 de abril la condición de segunda fuerza detrás del PSOE, empatando en diputados con los de Rivera

El PP y Cs luchan en Sevilla por ser el referente de la derecha El PP y Cs luchan en Sevilla por  ser el referente de la derecha

El PP y Cs luchan en Sevilla por ser el referente de la derecha

Un total de 1.512.483 ciudadanos de Sevilla, 3.345 más que en las elecciones de abril, están convocados el 10-N para votar en las elecciones a Cortes Generales, unos comicios que, como en el resto del país, suscitan más hastío que interés. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, unas 40.000 personas han solicitado en la provincia no recibir por correo propaganda electoral. Como novedad, hay 10.983 electores que han cumplido en estos meses los 18 años y podrán votar en unos comicios de este tipo por primera vez.

Los candidatos de los principales partidos son en su mayoría mujeres y repiten. La ministra en funciones María Jesús Montero vuelve a ser número uno por el PSOE; María Teresa Jiménez Becerril, por el PP; Pablo Cambronero, por Cs; María Márquez, por Unidas Podemos, y María de los Reyes Romero, por Vox. Una de las novedades es el debú de Más País, de Íñigo Errejón, que ha apostado por Sevilla como una de las cicunscripciones que más escaños aporta al Congreso -doce- y en las que teóricamente tendría posibilidades de obtener representación, aunque no se refleja en las encuestas. Su candidata es la catedrática de Derecho Constitucional Esperanza Gómez, que fue senadora por designación autonómica de Adelante Andalucía.

Junto a ellos, hay otros siete partidos que optan al Congreso por esta circunscripción: los andalucistas Andalucía por sí, el Pacma, el Partido Comunista de los Trabajadores de España; el Partido Comunista del Pueblo Andaluz; el Partido Comunista Obrero Andaluz; Por un mundo más justo y Recortes Cero-Grupo Verde.

Teniendo en cuenta que la campaña está marcada otra vez por el problema catalán y los posibles pactos, más que en los compromisos con Sevilla de los partidos -que no han variado-, las dudas están en si se confirma la tendencia en el equilibrio de fuerzas que se apuntó en los comicios de abril en la provincia, en las que fueron las primeras elecciones con un gobierno del PP y Cs en la Junta. El PSOE se mantuvo como primera fuerza en Sevilla, pero el PP, que tradicionalmente era segundo, sufrió el sorpasso en votos tanto de Cs, que estaba fuerte, como de Unidas Podemos, que perdió apoyos, pero menos. Los tres partidos tienen dos diputados y Vox -otra de las novedades de aquellos comicios-, uno.

En concreto, en esas elecciones que dieron lugar a una legislatura fallida, la lista que lideró María Jesús Montero -después de algunas tensiones entre la dirección federal y la andaluza- obtuvo cinco diputados con 416.543 votos, el 37,11%. Es un representante más de los que consiguió en 2016, aunque lejos de las mayorías absolutas de hasta ocho que el PSOE llegó a cosechar en esta provincia. La última vez fue en 2008 y 2004, cuando doblaba al PP, que sacaba cuatro. Con todo, se mejoró en sufragios con respecto a las autonómicas del 2 de diciembre. El PSOE volvió a ser la primera opción para los ciudadanos de la capital y de otros 103 municipios de la provincia, con la excepción de Marinaleda y Badolatosa, en las que se impuso Unidas Podemos.

En el segundo puesto se dio un triple empate entre Cs, Unidas Podemos y el PP, con dos diputados cada uno. Cs cosechó el 16,68% o un total de 187.243 sufragios, que le permitieron duplicar el único representante que había obtenido tres años antes y que está por ver si mantiene cuando parece que otra vez el voto de la derecha se aglutina en torno al PP. Unidas Podemos obtuvo 179.497 votos, el 15,99%, cinco puntos menos que tres años antes, que le costaron perder a uno de los tres diputados que tenía.

En el caso del PP, pasó de casi 300.000 votos en la provincia en 2016 a un total de 162.891, el 14,52%. Ello hizo que perdiera dos de los cuatro representantes que tenía sentados en el Congreso, en los primeros comicios de Pablo Casado como candidato a presidente y con un giro importante del discurso del partido a la derecha que se ha moderado después. Uno de los mejores resultados para el PP en comicios generales en la provincia fue en 2011, cuando sacó cinco diputados, sólo uno menos que el PSOE, del que se ha vuelto a distanciar luego.

Como en el resto del país, el 28 de abril hubo una participación muy alta en Sevilla (del 73,73%) que, aparentemente, movilizó en parte a los electores del PSOE que se habían quedado en casa en las elecciones autonómicas del 2 de diciembre y se concentró además en Cs y Vox.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios