España

"Es evidente que el presidente de Navarra ha cedido al PSOE"

  • El diputado 'rebelde' de UPN dice que votará a los Presupuestos "en conciencia"

En tiempos de tácita subordinación a las siglas, apenas hay lugar para la discrepancia en público. La teoría dice que los partidos disponen y los políticos obedecen, pero la práctica produce a veces fenómenos ingobernables. Santiago Cervera (Pamplona, 1965) es una de esas raras especies en vías de extinción, un enojoso incordio para quienes quieren controlarlo todo. En uno de esos trances infrecuentes que aún se dan, ha cuestionado abiertamente el dictado de UPN, que le ordena abstenerse en la votación de los Presupuestos. Acatarlo significa el divorcio del PP, aliado en el Congreso, tras 17 años de fructífera cohabitación.

-Su jefe en UPN, Miguel Sanz, duda si acatará sus órdenes o votará con el PP. ¿Usted lo tiene ya claro?

-Pretendo que esto se resuelva de aquí a la semana que viene con un acuerdo entre las partes. Si eso no se resuelve obraré en conciencia. ¿Qué entiendo que justifica que pueda optar por votar en conciencia y no tanto por seguir la obediencia de mi partido?. Pues una razón fundamental. En el acuerdo que UPN adoptó el pasado viernes se obvian las dos motivaciones fundamentales por las que nos presentamos a las elecciones de marzo: participar en la política nacional con el PP y construir una alternativa al PSOE. Es lo que justificó que los votantes nos dieran su confianza. Por tanto, me encuentro ante un problema de conciencia; mi partido me exige obediencia, pero eso vulnera el mandato de los electores.

-¿Hasta cuando no despejará la incógnita?

-Lo haré en la misma votación.

-Parece claro que votará con el PP.

-Desde luego, voy a ser coherente con lo que he venido diciendo. Este problema no lo he generado yo, a mí me ha cogido en medio. Me enteré del cambio estratégico de Sanz leyendo sus declaraciones en el Diario de Navarra. A partir de ahí, se ha cumplido el dicho de que lo que mal empieza mal acaba, y para mí esto acaba mal en el momento en el que me tengo que enfrentar a tomar una decisión en conciencia sobre lo que tengo que votar. Soy consciente de que me puede llevar a recibir no sólo críticas políticas sino a un posible expediente disciplinario o de expulsión.

-Pero su posicionamiento no deja dudas de que actuará así.

-Aunque no lo haya dicho de forma explícita, lo que ha caracterizado mi manera de decir las cosas es la coherencia. Y lo que he dicho hasta el momento es muy claro al respecto. También me asisten mis propios derechos constitucionales: el artículo 67.2 de la Constitución impide que a un diputado le digan qué es lo que tiene que hacer.

-Si desobedece, Sanz le reclamará el acta de diputado.

-Esto no es más que una maniobra de presión. Lo que realmente le debería importar a Sanz es si estamos cumpliendo o no con nuestros electores. Desde luego, si nos abstenemos estamos vulnerando el compromiso con ellos.

-¿Se declarará en rebeldía?

-Mientras cumpla honradamente con mi conciencia y mi deber creo que no tengo porqué someterme a estas diligencias.

-UPN tiene un segundo diputado en el Congreso. ¿Está de su lado?

-Carlos Salvador no comparte que se ponga en riesgo la relación con el PP pero ha manifestado que acepta el mandato del Consejo Político y que se abstendrá. El lunes mandaré una carta a Sanz diciéndole que en atención a las circunstancias del caso hay una excepcionalidad sobre el asunto, solicitándole su parecer sobre que pueda votar libremente y en conciencia.

-¿Está sólo en su cruzada o hay más gente de su parte en UPN?

-En general, tal vez no haya una conciencia clara en UPN de que nos va a llevar a la ruptura con el PP, y que eso va a suponer un futuro muy negativo. Pero sí es cierto que hay una opinión pública en Navarra perpleja. Me llegan correos de toda España que no comprenden cómo un modelo que funcionaba, porque reconocía el hecho diferencial de Navarra, se vaya a tirar por tierra.

-¿No le ha consultado Sanz el cambio de estrategia?

-No.

-¿Ha actuado unilateralmente?

-Sí, desde el principio y hasta el final. El origen de todo esto es la constitución del Gobierno de Navarra después de las últimas elecciones forales. Como es conocido, el PSOE pudo formar gobierno con una coalición nacionalista vasca y, sin embargo, no lo hizo. A partir de ahí se empezó a originar en Sanz una nueva mentalidad respecto de cómo tenía que diseñar los pactos en la comunidad foral. Siempre he defendido que UPN se entienda con el PSOE de Navarra, pero no pagando cualquier precio. En este caso nos están pidiendo un precio altísimo, que es ni más ni menos que nuestra propia debilidad por desligarnos de un proyecto nacional. Sanz es el único fedatario de los acuerdos que tenga con el PSOE, que no son acuerdos que hayan pasado por los órganos del partido. De hecho, en el Consejo Político del pasado viernes Sanz planteó la votación como un plebiscito.

-¿Ha cedido Sanz ante el PSOE?

-Creo que es evidente que ha sido así. Reitero que siempre he sido partidario del pacto entre UPN y el PSOE para la gobernailidad de Navarra, pero no se puede hacer la política del PSOE ni pactar con el PSOE posiciones esenciales. Para mí, era esencial el modo en que UPN manejaba con inteligencia su hegemonía en Navarra y, al mismo tiempo, su participación en la política nacional con el PP. Si nos desligamos del PP nos va a ocurrir lo que le ha ocurrido a otros partidos de ámbito nacional que se han desentendido de un proyecto regional como Unidad Alavesa, Unión Valenciana o el PAR. Son ejemplos de cómo empieza el declive cuando se desentienden del proyecto nacional.

-¿Le consta que PP y UPN estén negociando recuperar el pacto a medio plazo si se rompe?

-Sinceramente no lo sé. Estamos en un momento extremo y la situación puede ser tal que este intento que haya podido existir no se vaya a producir al final.

-¿Encabezaría una eventual candidatura del PP en Navarra si se dinamita el pacto?

-No quiero ocupar un minuto en pensar en ello. Quiero que esto se resuelva. Llevo militando 27 años en UPN y me gustaría militar por lo menos otros 27 más. Cualquier elucubración no me merece ninguna energía mental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios