España

La infanta Cristina está "muy afectada"

  • El abogado de Urdangarín no adelanta si recurrirá contra la fianza civil de ocho millones

El abogado de Iñaki Urdangarín, Mario Pascual Vives, desveló ayer que la infanta Cristina está "muy afectada" por la imputación de su secretario, Carlos García Revenga, y afirmó que no se esperaba esta imputación.

El duque de Palma "no está en su mejor momento", agregó el letrado, que, haciendo un símil circense, indicó que afronta una situación de "más difícil todavía", a la que le van a hacer frente en los juzgados.

En declaraciones a los periodistas a las puertas de su despacho en Barcelona, Pascual Vives, que insistió en la inocencia de Urdangarín, evitó confirmar que tenga previsto presentar un recurso contra la fianza civil de 8,1 millones de euros que el juez instructor del caso Nóos, José Castro, les ha impuesto al duque de Palma y a su ex socio Diego Torres.

El abogado, que respondió a los periodistas de forma monosilábica, dijo que el importe de la fianza, la decisión de retirar al duque de Palma de la web de la Casa Real o el acuerdo del Ayuntamiento de Palma de cambiar el nombre de la Rambla duques de Palma han hecho mella en Urdangarín: "Todo es una suma". En sus declaraciones a los periodistas, Pascual Vives puso en duda asimismo la veracidad de algunos correos electrónicos que Diego Torres ha entregado al juzgado, y que han acabado suponiendo la imputación del secretario de las Infantas.

El letrado afirmó que no ve motivos para que se pueda imputar también a la infanta Cristina. "No veo por qué", afirmó escuetamente. En este sentido, recordó que el juez, el fiscal y la audiencia ya establecieron en su día que no había motivos para imputar a la Infanta.

En el auto de medidas cautelares que emitió el juez Castro el miércoles se señala que Urdangarín ofreció en presencia de su esposa contratos presuntamente irregulares a empleados que llevaron tareas domésticas en el domicilio particular del matrimonio, quienes fueron contratados a través de la empresa que ambos comparten al 50% a pesar de que su labor nada tenía que ver con la misma: la inmobiliaria Aizoon.

El magistrado recoge las distintas declaraciones prestadas por varios testigos que aseguraron haber sido contratados por la empresa "de los señores", en referencia a Aizoon, si bien sus servicios los desarrollaban en casa de los duques de Palma.

Unos hechos que, corroborados indiciariamente mediante la declaración de múltiples testigos y diversa correspondencia electrónica, lleva al juez a aseverar cómo los trabajadores eran adscritos "caprichosamente" a las distintas empresas "con independencia de para cuál de ellas prestaran materialmente sus servicios", dato que "ni ellos mismos conocían", y cuando "a fines inconfesables convenía, se pasaban de unas a otras en clara concurrencia de prestamismo laboral".

Así, una de las empleadas, al ser preguntada por su vinculación con la inmobiliaria, afirmó que pese a estar dada de alta en la Seguridad Social como trabajadora de esta mercantil "nunca" trabajó para esta empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios