España

El miedo a hablar de política en el País Vasco experimenta un repunte

  • Un 24% de los consultados en el último Euskobarómetro reconocen que no se atreven a conversar libremente con nadie de este tema · El deseo independentista se mantiene en el 36% de la población

El sentimiento no nacionalista sigue siendo ligeramente mayoritario entre los habitantes del País Vasco, según los datos ofrecidos por el último Euskobarómetro, hecho público el pasado viernes. Los ciudadanos que no se consideran nacionalistas (el 49%) son claramente mayoritarios en Álava, mientras que en Vizcaya y Guipúzcoa ambas posiciones se encuentran muy igualadas.

Un dato especialmente significativo es el avance semestral de 6 puntos de quienes dicen que no pueden hablar libremente de política con nadie (24%), algo que sorprende después de la mejora constatada el año anterior y que puede estar relacionado con el regreso de la izquierda abertzale a las instituciones. Esta situación afecta sobre todo (29%) a los ciudadanos que se consideran no nacionalistas. Un 57% de los encuestados dicen no tener miedo a participar en política, mientras que casi cuatro de cada diez siguen acusando este "miedo crónico" en la sociedad vasca (39%)

En torno a un 36% de los ciudadanos vascos siguen manifestando tener deseos grandes de independencia, tras un avance semestral de tres puntos, frente al 55% que dice tener pocos o ningún deseo de independencia. Los ciudadanos que desean la independencia son el 87% de los votantes de Bildu, la mayoría de los que se inclinan por Aralar (58) y un 42% de los votantes del PNV. Este dato supone un ligero repunte con respecto a la consulta realizada hace seis meses.

Frente a ellos, el 55% de la sociedad vasca dice desearlo poco (27%) o nada (28%), sobre todo entre los no nacionalistas (77%) y los votantes de los partidos autonomistas (más de nueve de cada diez). Entre ellos, se encuentra la mitad de los votantes del PNV (50%), el 86% de EB y el 67 de los abstencionistas.

Un 60% de los entrevistados mantienen la compatibilidad de identidades vasca y española, con un predominio de la dualidad equilibrada (36%), a la que se añade el sesgo del sentimiento vasquista (21%), superior al españolista (3%). Por otra parte, "el españolismo extremo" se mantiene en el 7%, mientras que el exclusivismo vasquista es la identidad expresada por algo menos de uno de cada tres vascos (30%).

Los vascos siguen divididos entre autonomistas, federalistas e independentistas. La gran mayoría de los vascos siguen oscilando entre la actual fórmula autonómica (39%) y un posible escenario federal (26%).

Un 75% de los encuestados se muestran relativamente satisfechos con el Estatuto, mientras que los insatisfechos siguen siendo algo menos de una quinta parte (19%).

El 56% de los vascos consideran que el resultado electoral de Bildu en las elecciones locales de mayo, en las que obtuvo el apoyo del 25% de los votantes, es positivo para el fin de la violencia, aunque un 58 cree insuficientes los últimos movimientos de la izquierda abertzale en esa dirección.

La encuesta constata que un 57% de los vascos está muy o bastante satisfecho con los resultados de las citadas elecciones, y que el 80 no cambiaría su voto a la vista de los resultados.

Los resultados también indican que el 54% rechaza la decisión del Tribunal Supremo de no permitir la presencia de Sortu en los comicios y que el 64 respalda que el Tribunal Constitucional aceptara las candidaturas de la coalición Bildu.

Respecto a la gestión del actual Gobierno vasco del PSE-EE, el 56% de los vascos tiene una opinión negativa y el 78 expresa poca o ninguna confianza en que resuelva los principales problemas del país.

Los vascos suspenden a toda su clase política y mantienen como su principal preocupación el empleo (62%), seguido de los problemas económicos con un 12 %, mientras que la preocupación por la violencia cae a mínimos históricos (4%).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios