DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cataluña

La precampaña del 10-N se tiñe con los colores de la 'senyera'

Tras un parón de varios días sin incidentes destacables, Cataluña marcó este domingo de nuevo la agenda de precampaña de los principales líderes políticos, algunos de los cuales se dieron cita en la multitudinaria manifestación de Barcelona para pedir el fin del procés. Fue el caso de los presidentes del PP, Pablo Casado, y de Ciudadanos Albert Rivera, que aprovecharon la marcha constitucionalista para volver a reclamar al Gobierno que actúe ya para garantizar la convivencia en Cataluña.

Casado exigió al PSOE y a su líder, Pedro Sánchez, que rompan cualquier acuerdo con los independentistas, tomen medidas para garantizar el orden público y aclaren con quién están porque, en su opinión, "el funambulismo político y los equilibrios en el alambre son muy perjudiciales para España". Rivera incidió en esa idea al subrayar que "no se puede gobernar con los que quieren separar este país, ni con Torra, ni con Otegi, ni con los que queman las calles". El líder naranja, además, defendió "la unidad" y aseguró que "somos más los que queremos convivencia que los que queremos romper este país".

Los comunes afean al PSC que se manifieste con "el trío de Colón", PP, Ciudadanos y Vox

Por parte socialista, además del líder del PSC Miquel Iceta, también participó en la manifestación el ministro de Fomento en funciones y número dos del PSOE a nivel orgánico, José Luis Ábalos. El titular de Exteriores, Josep Borrell, acudió a la marca pocas semanas después de evitar pronunciarse en Bruselas. El veterano político catalán dejará la cartera próximamente para convertirse en Alto Representante de la UE para política exterior, lo que le impide posicionarse sobre un asunto como el procés, ya que en Bruselas se lo considera un asunto interno de España.

Ábalos se sumó a la protesta para reivindicar el proyecto de España "que nos une a todos" y para recordar al presidente catalán, Quim Torra, que su función principal es que haya convivencia en Cataluña y que, por lo tanto, tiene que gobernar para todos. Es el mismo mensaje que hizo suyo el presidente del Gobierno en funciones y líder socialista, Pedro Sánchez, desde La Coruña, donde recordó que son los independentistas los que "no respetan la ley y no respetan la voluntad mayoritaria de la sociedad catalana que ha dicho una vez no sino veinte veces que no quieren la independencia". Sánchez criticó las soluciones que proponen los líderes de la oposición al desafío catalán e insistió en que la fórmula pasa por ley y diálogo; primero ley y luego diálogo, "porque no puede haber diálogo fuera de la ley".

En la marcha también participó Manuel Valls, ex primer ministro francés y concejal en el Ayuntamiento de la capital catalana por Barcelona pel Canvi, la marca utilizada por Ciudadanos para presentarse en las municipales del pasado mayo. Valls acabó enfrentado con Rivera, a quien ha afeado en múltiples ocasiones su gestión de la situación en Cataluña. También acudió el cabeza de lista de Vox por Barcelona, Ignacio Garriga.

Quienes no estuvieron fueron los comunes, la última pata de la oposición al independentismo en Cataluña. El candidato al Congreso de En Comú Podem, Jaume Asens, reprochó al PSC que haya decidido "dar la espalda a su tradición catalanista" para acabar manifestándose "con el trío de Colón", en referencia a PP, Ciudadanos y Vox.

El cabeza de lista de los comunes a las elecciones generales dijo que es momento de "dejar de lado los maximalismos", y por ello ha comentado que le sabía "muy mal ver cómo los socialistas, en su obsesión por atraer los votos de la derecha.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios