España

"Estamos preparados para contrarrestar cualquier desinformación el 21-D"

  • El ministro de Exteriores asegura que en el Gobierno están "plenamente tranquilos" ante la previsible avalancha de mensajes y noticias falsas que se puedan difundir por las redes sociales.

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, durante la entrevista El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, durante la entrevista

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, durante la entrevista / EFE

El ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, ha garantizado que el Estado está preparado para contrarrestar los esfuerzos de "desinformación" y "desestabilización" ante las elecciones catalanas del 21-D y que hay medidas para evitar cualquier intento de influir en la campaña y en el resultado.

En una entrevista con Efe, Dastis ha asegurado que en el Gobierno están "plenamente tranquilos" sobre este asunto, convencidos de que el sistema español de votación está "perfectamente preparado para hacer frente a cualquier intento" de injerencia, ya sea durante la campaña o en el escrutinio. Sobre este último, ha explicado que el recuento no es sólo informático, sino también manual, con resultados que se envían a las juntas electorales y se contrastan.

El Gobierno también ha tomado medidas para intentar contrarrestar la previsible avalancha de mensajes y noticias falsas que se puedan difundir por las redes sociales.

Así, Dastis ha explicado que solicitó a la canciller ecuatoriana que interviniera para evitar que el fundador de Wikileaks, Julian Assange, que permanece asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde hace cinco años, intervenga con videoconferencias, incontables tuits o recibiendo a activistas del independentismo en la legación diplomática.

"Nos parecía que es una iniciativa que teníamos que pedir y Ecuador ha reaccionado positivamente", ha planteado, agradeciendo que las autoridades ecuatorianas haya reaccionado y hablaran con Assange, haciendo firmar "un acuerdo para que no siguiera interviniendo". Si lo hace, "estaría quebrantando lo que una persona en asilo debe de hacer, abstenerse de involucrarse en actividades políticas", ha subrayado.

Tras asegurar que la campaña para el 21-D se está desarrollando con "plena normalidad", ha opinado que la presencia de Carles Puigdemont en Bruselas es "una especificidad" que ha quedado reducida a "una anécdota más que otra cosa", hasta el punto de que ya ha generado "un cierto hartazgo por parte del mundo bruselense". A su juicio, hay "una cierta perplejidad" de que Puigdemont siga en Bruselas tratando de tener algún tipo de influencia que "él mismo limita porque no se digna a hablar con medios de comunicación españoles que no son afines a la causa".

Preguntado por el cierre de las denominadas "embajadas" catalanas en el exterior, del que se ha responsabilizado su ministerio, Dastis ha explicado que, dentro de la aplicación del principio de interferencia mínima, se han limitado a "limpiar" aquellos aspectos que eran "claramente inconstitucionales". Así, no se han cerrado oficinas cuyos objetivos son conformes a las competencias de la Generalitat, de tipo comercial o cultural, pero sí las que estaban dedicadas "a la promoción política del procés", una "media docena larga".

La delegación catalana ante la UE no se ha cerrado, tan solo se ha cesado al titular y sigue funcionando "de manera satisfactoria" y conforme a la legalidad.

También se está procediendo a disolver el Consejo de Diplomacia Pública de Cataluña, conocido como Diplocat, que era la estructura que "le daba coherencia a todo ese montaje". Según el ministro, este entramado de oficinas y organismos no había logrado establecer ningún vínculo institucional, ni "se había consolidado en una relación ni oficial ni semioficial con ningún Estado, a pesar del dinero que invirtieron", ha indicado. Un dinero -ha recalcado- que es "de todos los españoles, o de todos los catalanes" y que había que invertir en fines que traten de beneficiar al pueblo y no en políticas "bastante disparatadas".

Una vez dadas "las órdenes pertinentes", se están rescindiendo los contratos de todo tipo que sustentaban esa actuación, según el ministro, que espera que "esté todo ya en orden a finales de este mes, como muy tarde". Orden que confía en que se mantenga con el gobierno que surja de las elecciones del día 21. "Trataremos de asegurarnos de que cualquier estructura que se trate de montar sea conforme con esas competencias y facultades y con la legislación española", ha aseverado, y ha advertido: "No queremos volver a las andadas".

"Nosotros esperamos que haya unos resultados que permitan iniciar una nueva etapa en Cataluña y que no hay una vuelta a las andadas", ha reflexionado confiando en que "con la movilización de los sectores constitucionalistas se puedan restañar las heridas, restaurar la concordia".

Sobre la respuesta del Ejecutivo al desafío independentista, el jefe de la diplomacia española está seguro de que todos los medios extranjeros y los socios de España entienden que lo que se ha hecho ha sido "restaurar el Estado de derecho".

"Hemos hecho un enorme esfuerzo explicativo de lo que ha ocurrido y de cuál ha sido la respuesta del Gobierno y confiamos en que, a partir del 21, se restaure la normalidad y se puedan entender todos los catalanes entre sí y en el resto del Estado", ha apostillado.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios