España

"Si el Estado tiene que salir en apoyo de los bancos, es que algo ha fallado"

  • El PP critica los bandazos de Zapatero en la crisis por "negar la mayor" pero celebra que "haya cambiado de opinión" y ahora "acepte mayores controles" en los fondos de ayuda a la banca para sanear el sistema

Comentarios 12

-Parece que al final la reunión entre Zapatero y Rajoy no se redujo a una escena de sofá. ¿Qué compromisos concretos alcanzaron?

-Desde el PP nos hemos comprometido a apoyar los decretos leyes que propone el Gobierno y el Gobierno se ha comprometido a aceptar los controles que hemos propuesto y, además, a colaborar en la redacción de los reglamentos correspondientes.

-¿Por qué las medidas adoptadas conjuntamente por los Gobiernos de la Eurozona son buenas para Europa y cuestionadas por ustedes en España?

-Es que no hay una solución europea. Se han reunido en dos fases: en una los grandes países que forman parte del G-7 y en otra los de la zona euro. Brown o Merkel están interviniendo bancos de forma directa: están nacionalizando. En España, el Gobierno ha promovido la creación de un fondo de deuda pública para sanear balances bancarios. Nosotros no estamos en contra, pero sí estamos advirtiendo de que éstas necesitan controles. Estamos hablando de una movilización descomunal: la mayor de nuestra historia. Cuando el dinero se mueve de esa forma, la oposición está para controlar al Gobierno.

-¿El apoyo del PP pasa por la retirada de los Presupuestos o se conformarán con los controles prometidos por Zapatero?

-Ante los fondos aprobados para sanear el sistema financiero nosotros queremos garantías para los ciudadanos que soportamos la deuda y para que el Gobierno no discrimine entre entidades financieras. Y también para que esos recursos se conviertan en créditos destinados a las familias y a las pymes. La discusión de los Presupuestos seguirá el procedimiento habitual, y como ustedes saben, nosotros estamos en contra.

-¿Es que no confían ustedes en el buen criterio de las entidades bancarias en la concesión de créditos?

-¿A las que hay que apoyar con el dinero de todos? ¿Vamos a confiar en los mismos que están necesitando el dinero de todos los españoles? Confío en todo el mundo, pero cuando me lo demuestre. Si el Estado tiene que salir en apoyo de nuestro sistema financiero, es porque algo ha fallado.

-¿En qué han fallado los bancos?

-El sistema financiero en España ha sido el canal por el que hemos ingresado fondos del exterior. El problema es que hay que pagar la deuda externa acumulada.

-¿Es impagable?

-Si tenemos crecimiento económico y bienestar, esa deuda externa no es impagable. La vulnerabilidad de España en esta crisis financiera es el déficit exterior por cuenta corriente. Luego está el problema de la economía real: las pymes están muy mal, y está aumentado el número de parados. Muchos de los créditos que se concedieron a particulares y empresas no se están devolviendo por el aumento de la morosidad.

-¿Qué medidas concretas tienen ustedes para ayudar a las familias y a las pymes?

-Desde un principio estamos diciendo que tenemos que apoyar a las pymes y a los ciudadanos frenando el gasto público y bajando los impuestos en cinco puntos a las pymes y el IRPF a familias endeudadas, en vez gastarse casi 6.000 millones en un plan de los 400 euros, que no ha servido para nada. Nosotros podemos emplear muchos recursos de nuestro país para apuntalar el sistema financiero, pero si éste ve que la gente no devuelve los créditos porque no puede, pues tenemos otro problema. Las crisis hay que atajarlas de una forma general y no parcial. Ahora, el señor Zapatero ha descubierto que hay un problema en el sistema financiero, cuando hace quince días dijo en Wall Street que no había ninguno, que teníamos el mejor sistema financiero del mundo mundial, que diría Javier Arenas. Y va y moviliza 150.000 millones, e incluso admite en un decreto ley que si hace falta comprar activos a los bancos, se comprarán; es decir, que puede nacionalizar.

-Después de nacionalizar el señor Bush, ¿no?

-Pero no estamos tan mal como el señor Bush, ¿no?

-Usted sabrá.

-No, yo no tengo ninguna información diferente de la que usted tiene.

-Usted ha sido ministro.

-Cuando yo fui ministro los bancos no tenían problemas. Ahora no sé.

-¿Sopecha que puede haber algún banco español contaminado? -No, ya no tengo ninguna sospecha: hay que poner 150.000 millones. Es una cifra descomunal: 15 puntos de PIB. Eso no es una sospecha, es una realidad.

-¿El sistema financiero español no es entonces tan sólido?

-Hay que ayudarlo.

-¿Salvarlo?

-Eso lo dice usted. A quien hay que ayudar, en cualquier caso, es al ciudadano. El problema es que Zapatero ha negado la mayor en esta crisis, y lo único que se le ocurrió fue devolver 400 euros a los contribuyentes de rentas medias y medias altas. A las bajas no les ha llegado nada. Hemos empeorado. ¿Por culpa de los demás? Sí, pero nosotros somos especialmente vulnerables porque nos hemos dedicado a tomar recursos de los demás. El Gobierno socialista ha multiplicado por cuatro el déficit exterior que nosotros dejamos: hemos pasado del 2,5% a casi el 11%.

-¿No se han pasado ustedes de frenada cuando han acusado a Zapatero de beneficiar a sus amiguetes banqueros?

-¿Ah, sí? En política hay que tratar de comunicar, y unas veces se acierta con las fórmulas y otras no.

-¿Pero cree sinceramente que el presidente tiene connivencia con los banqueros?

-Está claro que lo han convencido. Usted vio la foto: se sentaron con él y Zapatero tomó medidas para ayudarles, aunque según dijo, con el objetivo de que llegasen más créditos a las familias y a las empresas. Desde el PP le hemos tomado la palabra, pero además le pedimos garantías. Pero el presidente decía hasta ahora que no, que hay que dejar a los bancos y a las cajas que decidan ellos solos con el dinero de los demás. Afortunadamente, ha cambiado de opinión y acepta mayores controles.

-¿Por qué somos el país de la OCDE que crece más en paro?

-Éste es el drama nacional. Usted puede tener una crisis financiera, pero la economía real no se resiente tanto. Tenemos una crisis de la economía real en las pymes, en la construcción y en sector industrial, en recesión. En España, cuando llegamos al Gobierno, la tasa de paro era del 23%, y trabajaban 12,5 millones de personas, el mismo número que había al final del franquismo. En los primeros 20 años de nuestra democracia lo que creció fue el Estado, con 1,5 millones de funcionarios. El cambio de España ha consistido en llegar a los 20 millones de ocupados que es lo ahora empieza a ponerse en riesgo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios