Feria de Jerez

'Mi Jaquilla', de poni a Caballo de Oro

  • Gonzalo Fernández de Córdova recogió ayer emocionado el prestigioso galardón ecuestre a sus 91 años de edad y agradeció en el Depósito de Sementales el "regalo" que le ha hecho Jerez

Un emocionado marqués de Grañina agradeció al público, familiares, autoridades y "a Jerez" el enorme regalo que le entregaron ayer en el II Depósito de Sementales, hasta donde llegó sentado en una lujosa carretela acompañado de su hermana y su cuñado, los marqueses de Casa de Vargas.

Todo empezó hace noventa años aproximadamente, en 1922, cuando Gonzalo Fernández y Topete tenía cinco años de edad y se cruzó en su vida un poni llamado 'Mi Jaquilla'. El pequeño Gonzalo se subía a un nuevo mundo que le llevó a cosechar numeroso éxitos deportivos y, lo más importante, numerosos amigos y admiradores dentro y fuera del particular mundo del caballo. Y aunque ayer echó mano de la modestia, fruto de su exquisita educación, reconoció que se siente muy querido por la familia ecuestre y que todo lo ha hecho de manera altruista porque "no hay dinero que pueda pagar la satisfacción que se siente cuando una familia desconocida te para por la calle Larga para felicitarte y darte un abrazo", recordó en la tribuna del centro militar de Jerez, donde la alcaldesa Pilar Sánchez le entregó su merecido Caballo de Oro 2007.

Gonzalo Fernández de Córdova adelantó hace unos días que no iba a preparar ningún guión y así fue. Y, a la postre, su intervención fue la más aplaudida de los últimos años, pues estuvo interrumpida varias veces por largos y emocionados silencios que acallaron unos cerrados aplausos de las tribunas.

El marqués de Grañina entró en la pista central del Depósito de Sementales sentado en el carruaje de Ana María Bohórquez Escribano y acompañado por su hermana Maruchi y su cuñado Alfonso Patrón de Sopranis, los marqueses de Casa de Vargas, con quienes lleva viviendo más de treinta años, los mismos que el premiado lleva en Jerez. Pero previamente, en la pista central entró un reducido grupo de jinetes que representaban la afición más clásica y tradicional de esta ciudad, e integrado por Juan Antonio Maldonado, Felipe Zuleta o Huberto Domecq Ybarra, por jinetes de la Real Escuela, de la escuela de equitación de Chapín y por la familia del galardonado, que también estuvo presente en el acto en sendos coches de caballos.

"Hoy es uno de los días más grandes de mi vida", les dijo a todos ellos. Pero toda su vida ha sido grande. Su nombre es Grande de España y le ha dado ese rango a todo lo que le ha rodeado. El marqués recordó y reconoció el gran invento que supuso la puesta en escena de la Feria del Caballo en la década de los sesenta por el entonces alcalde Miguel Primo de Rivera, un concepto que sustituía a la Feria de Jerez. Además, se diseñó el actual calendario hípico y, por supuesto el Caballo de Oro, que se concede desde 1967 a aquellas personalidades que han destacado por su aportación al mundo del caballo. Bien, desde su llegada a esta ciudad, hace más de tres décadas, Gonzalo Fernández de Córdova se ha preocupado porque la semana hípica siga cabalgando dentro del comité organizador de la Feria. Ha sido juez de la mayoría de las disciplinas ecuestres que dan contenido a la semana hípica de mayo, profesor de equitación de la Real Escuela de Arte Ecuestre, donde impartió el mejor curso de formación que se ha dado en toda la historia de la institución, además de motivar a decenas de alumnos de la escuela de equitación de Chapín a continuar en la estela ecuestre. Puede que la labor de Gonzalo Fernández de Córdova haya sido más moral que deportiva, pues lo cierto es que ha sido un infatigable e incondicional tutor ecuestre de jinetes y amazonas de la ciudad. Y no cabe duda que este papel que adoptó ha sido clave y vital para que la afición ecuestre en esta ciudad siga sobreviviendo.

El teniente coronel retirado puede presumir de pertenecer al reducido grupo de grandes filósofos ecuestres. Todo el mito que ha construido con sus altruistas gestos y con su incuestionable sabiduría lo derrumba con una profunda frase. "El caballo ha sido muy importante en mi vida porque he sido muy feliz junto a él y por eso quiero colaborar a que mucha gente sea igual de feliz con este animal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios