XXV Festival de Jerez “Jerez debe sentirse orgullosa de haber liderado ese paso adelante”

  • Isamay Benavente hace balance positivo de la XXV edición, “en lo artístico” y en el aspecto formativo, “que debe ser el camino a seguir”

Isamay Benavente, ayer en la Sala Compañía.

Isamay Benavente, ayer en la Sala Compañía. / Manuel Aranda

Isamay Benavente, directora del Festival de Jerez, ha finalizado esta XXV edición de la muestra “emocionada y satisfecha”, aunque por encima de todo “contenta por haberlo hecho. Creo que Jerez ha sido valiente, ha hecho una apuesta hacia adelante y un esfuerzo gigante, y al final se ha visto recompensado con creces”.

La máxima responsable del Villamarta entiende también que este año “ha caído un mito porque creo que este año la ciudad ha respondido. A pesar de que el Festival no fue creado para la ciudad, sí que se ha demostrado que ante la falta del grueso de cursillistas extranjeros, la gente ha respondido y ningún día el teatro ha estado vacío. La media de pública ha sido buena, teniendo en cuenta la situación que estamos viviendo”.

La totalidad de artistas que han pasado este año por la programación han elogiado el esfuerzo del Festival por haberse llevado a cabo. Sobre este hecho, Isamay Benavente considera que “es una alegría pero pienso que en líneas generales los programadores estamos siendo valientes, lo fue la Bienal en septiembre, y lo hemos sido nosotros. Quizás en nuestro caso tiene más valor porque no dependemos exclusivamente de las administraciones públicas en lo que a la financiación se refiere. Además, hemos apostado por un programa sin concesiones, y no por el hecho de tener la pandemia, hemos buscado algo más comercial. Es verdad que hemos reducido los espectáculos, pero hemos tenido espectáculos de vanguardia, apuestas jóvenes, estrenos de gente desconocida...Hemos seguido nuestra línea, y en ese sentido, Jerez debe sentirse orgullosa de haber liderado ese paso adelante por el flamenco”.

A nivel artístico, Benavente admite que “por encima de todo lo que no nos ha faltado es arte, no hemos tenido cursillistas extranjeros, ni ha venido mucha gente, pero arte sí ha habido. Personalmente, me ha encantado la edición porque los artistas han traído espectáculos acabados. El mejor ejemplo ha sido el que cerró Villamarte el viernes de Jesús Carmona, un espectáculo que se puede ver en cualquier teatro del mundo. La calidad ha sido altísima”.

La misma opinión ostenta en referente a los artistas jerezanos, que “han preparado propuestas muy cuidadas, se han puesto las pilas y han demostrado que siguen creciendo. Estoy muy satisfecha de todas, entre otras cosas porque uno de los objetivos del Festival es ayudar al crecimiento de los artistas locales”.

Consciente de las dificultades que entrañaba esta edición en cuanto a los cursos debido a la crisis sanitaria, la directora del Festival reconoce que “las cifras de ocupación, si sumamos los cursos online que hemos hecho, pueden estar en torno al 25 o 30%”. No obstante, asegura que “los que han venido se han marchado contentos, más que nada porque han dado cursos casi personalizados con los maestros, ya que había poca gente, ha sido un lujo”.

Precisamente, la oferta de cursos por internet ha sido una de las novedades de esta edición “porque además la gente nos lo demandaba ya que no podía venir”. Respecto a ello, Benavente cree que “es una opción de cara al futuro, pero a nosotros nos gustaría que la gente viniera, es lo que hace diferente a este Festival”.

En principio, la muestra volverá el próximo año a su fecha habitual, concretamente del 19 de febrero al 5 de marzo de 2022. Preguntada sobre si se han planteado mantenerla en mayo, la directora confiesa que “es algo teníamos claro, más que nada porque ya pasamos por esto, y huimos de esta fecha porque hay demasiadas cosas. Volveremos a febrero y marzo, encantados”.

De esta XXV edición, Isamay Benavente se siente orgullosa de todos los eventos paralelos celebrados, como el Congreso Mundial del Flamenco del Instituto Cervantes o las jornadas de análisis de la danza flamenca. “No es fácil reunir a tantos especialistas en esta materia y ponerlos a trabajar como lo hemos hecho. Creo que eso tendrá sus frutos y estoy convencido de que será una gran aportación del Festival”.

Del Congreso Mundial aseguró que “ha sido un regalo, tener al Instituto Cervantes y los ponentes que han venido. Creo que ese es el camino, el de la formación, el que debe cultivar el Festival en el futuro”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios