Melchora Ortega | Cantaora| XXV Festival de Jerez "He aprendido que necesito cantar como persona y como artista"

  • La jerezana estrena hoy en la Sala Compañía su segundo espectáculo, 'Flamencas de película'

Melchora Ortega, en el centro, escoltada por Elena Jiménez, Mai Kikuchi y Pilar Ogalla.

Melchora Ortega, en el centro, escoltada por Elena Jiménez, Mai Kikuchi y Pilar Ogalla. / Manuel Aranda

Melchora Ortega es pura vida y su sonrisa es capaz de levantar el ánimo a cualquiera. Con su característica pelambrera y un traje blanco con lunares negros se presenta en San Ginés. Radiante y decidida a formar el taco. Cuatro años después de 'Por los pelos', la jerezana regresa al Festival de Jerez con 'Flamencas de películas', un montaje que se estrenará hoy en la Sala Compañía (18.30 horas).

"Creo que es un buen momento para estar aquí, yo diría que el mejor momento, porque después de todas las cosas que hemos vivido y lo que nos ha tocado vivir, con pérdidas incluidas. Por eso, cuando suena el teléfono y te dicen que es el Festival de Jerez el que quiere contar contigo, eso es una luz", asegura.

En todo este tiempo difícil, Melchora reconoce que su punto de apoyo "ha sido la música, me ha servido de vía de escape, tanto para lo bueno y para lo malo", aunque no esconde que "David (Lagos) y Pilar (Ogalla) también me han apoyado mucho".

Como otros compañeros, la cantaora admite que la pandemia "nos ha servido a todos para sacar consecuencias, y sinceramente, creo que el que no las haya sacado, es que está totalmente perdido. Yo me he dado cuenta que la vida es muy corta, yo he pasado ya el meridiano, y no puedo estar siempre esperando para cumplir sueños. Por eso mismo hay que tirar para adelante y decir, ahora y no esperar a mañana porque es incierto".

En esta nueva propuesta artística, Melchora Ortega, al igual que el resto de integrantes de esta 'Flamencas de películas', sólo tiene palabras de elogio hacia "Paco López, que sabe escucharte muy bien y plasmar luego, con su trabajo, lo que llevas dentro".

Al margen de ello, el mérito del director cordobés es "que te saca de tu zona de confort y no te das cuenta. Nos ha pasado a todas, a mí, a Pilar y todas las integrantes del espectáculo que vienen de otro mundo y se rigen por partituras. Las más parecidas a mí son Pilar y Antonia. Creo que todo eso ha encajado como un puzzle, y en eso Paco es importante porque ve cosas desde fuera que nosotros nunca vamos a ver o que ni tan siquiera sabemos que tenemos".

Curiosamente, las circunstancias de la vida han hecho que sus dos espectáculos, 'Por lo pelos' y este 'Flamencas de película', hayan llegado en situaciones complicadas para la artista jerezana. "'Por los pelos' se hizo en un momento personal difícil, un momento que ha desencadenado este año con la pérdida de mi madre (se emociona). Fíjate que aquello me ayudó a canalizar una mala situación, y lo hice llevando al espectáculo toda aquella música que mi madre escuchaba en mi casa, y todo eso me sirvió para sobrellevarlo. Y ahora con este espectáculo me ha pasado lo mismo". 

De lo que no tiene dudas y es algo que ha comprobado en este último bache "es que yo necesito cantar, como persona y como artista, eso es algo que he aprendido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios