XXV Festival de Jerez El Pechuguita y Reyes Carrasco cierran con éxito el ciclo 'De peña en peña'

  • Ambos actuaron respectivamente en la Peña Fernando Terremoto y en el Centro Cultural Don Antonio Chacón

El Pechuguita y Reyes Carrasco cierran con éxito el ciclo 'De peña en peña'

El Pechuguita y Reyes Carrasco cierran con éxito el ciclo 'De peña en peña'

El calor ha sido la tónica general en las peñas flamencas este último fin de semana de Festival, ya no solo porque estos encuentros se estén celebrando en tardes de mayo y a la hora de la sobremesa sino por el público, que fue quien de verdad encendió la temperatura ante el disfrute ocasionado por dos jóvenes artistas del cante.

El viernes abrió sus puertas la casa de los Terremoto, allí en el Pago San José, con la presencia del cantaor sevillano José 'El Pechuguita' que estuvo acompañado por José Gálvez. Ambos diseñaron un recital con estilos de siempre, desde la frescura y el ritmo que aporta la voz poderosa de quien destacó por seguiriyas, tientos tangos, cantiñas, bulería por soleá y bulerías. Aquí se entregó por partida doble, pues quiso homenajear a Terremoto con ese compás vertiginoso característico de esa época en la que este genio de Santiago marcó el marchamo de la gitanería. Teniendo a Gálvez a su lado, con esa guitarra de tanto sabor, todo fue más fácil. El compás se adueñó del escenario cuando tiró para Triana bailándose con sumo gusto, con las palmas de Juan Grande y Cantarote. El sabor de boca que dejó Pechuguita fue delicioso, y lo de José Gálvez ya es para otro artículo aparte.

La joven Reyes Carrasco, ayer en Chacón. La joven Reyes Carrasco, ayer en Chacón.

La joven Reyes Carrasco, ayer en Chacón.

Al día siguiente la actividad se trasladó al casco histórico, al Centro Cultural Flamenco Don Antonio Chacón, que acogía a la joven palaciega Reyes Carrasco. Fue de verdadero asombro su desparpajo de principio a fin, con tan solo quince años convenció a los allí presente. Era su primera vez en Jerez y por eso se lo planteó como una oportunidad de oro. La aprovechó y ganó una batalla sana con ella misma, porque solo le queda superarse conforme pasen los años. Dominó en la bulería por soleá, fandangos, malagueñas en honor al titular de la entidad y tangos. Se acordó de Pastora, Paquera, de Morente... y de otros tantos referentes de una niña que ya es reclamada en festivales y peñas de toda España. La guitarra la puso un excelente Paco León, con cuerpo y profundidad, y contó con la colaboración de María José Carrasco, siempre atenta con la mirada a los pasos de su heredera, y de las palmas de Lebri y Manuel Bellido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios