Previa | Entrevista. Lela Soto ‘Sordera’. Cantaora

“Mi familia es mi principal escuela, esa es mi suerte”

  • La artista estrena, a las 24 horas, su espectáculo 'Mi herencia cantaora', en González Byass

Lela posa para la entrevista en el Consejo Regulador. Lela posa para la  entrevista en el  Consejo Regulador.

Lela posa para la entrevista en el Consejo Regulador. / Manuel Aranda

–Una noche importante la de hoy, su primera vez en el Festival de Jerez...

–Estoy nerviosa pero me pueden las ganas. Llevo tiempo queriendo cumplir este sueño y tengo que reconocer que estoy muy contenta y con mucha ilusión. Estoy en Jerez, con mi familia... es algo impresionante.

–Decir ‘Sordera’ no es cualquier cosa en el flamenco. ¿Mayor responsabilidad?

–A ver... es obvio, la responsabilidad existe. Para mí es un lujo pero el apellido está ahí. El listón está muy alto, desde mi abuelo hasta mi padre y mis tíos. Para mí es como defender lo mío, algo muy grande.

–En está ocasión no la dejan sola...

–Eso es lo que más me gusta de esta actuación. He compartido actuaciones con ellos pero hoy soy yo la protagonista, por decirlo de alguna manera, y eso me ilusiona. Mi padre (Vicente), mi tío Enrique, mi tío ‘Sorderita’... mi gente. Mi familia es una saga de cante en activo y eso tengo que aprovecharlo.

–También son importantes las guitarras de la gala de hoy...

–Sin duda. He querido contar con los míos, con los que siempre están conmigo. Nono Jero, que ya sabe cómo va el Festival, Antonio Malena Hijo y Fernando de la Morena Hijo me acompañarán.

–Otra de las aportaciones interesantes es la de Ricardo Moreno. ¿Qué aporta en el espectáculo?

–Ricardo es un descubrimiento para mí, me aporta una visión musical impresionante y hace que cada paso resulte sorprendente. Con él hago una granaína muy natural, improvisada, pero seguro que va a quedar bien.

–¿Qué vamos a poder ver en esta puesta de largo?

–Un poco de todo. Voy a hacer un recorrido por los cantes que me gustan, desde la milonga hasta la granaína, pasando por la bulería para escuchar de mi gente, o las bamberas.

–Las bamberas, un estilo habitual en su repertorio que poco suele hacerse hoy día...

–Es cierto, y no entiendo por qué. Es un cante que me gusta por su musicalidad, al igual que la caña, por ejemplo. Tengo la suerte de aprender bastante junto a mi padre y no me gusta quedarme en los estilos de siempre.

–Menos frecuente es la milonga en sus apariciones y hoy la hace.

–Así lo decidí, yo misma. Recurro a poemas de Rubén Darío, siguiendo un poco la línea de mi padre en su mirada a los poetas... Me sale natural, pues desde siempre he oído en casa las obras de poetas como Pessoa o de la Generación del 27.

–Le ayuda, además, el hecho de formar parte como alumna de la Fundación Cristina Heeren en Sevilla...

– Sin duda, ahí aprendo diariamente con maestros como José de la Tomasa o Juan José Amador, a los que admiro. Hay muy buen ambiente y te enriqueces bastante. Además, doy clases con una pedagoga que me está ayudando mucho.

–Aunque usted lleva una buena base de casa...

–Mi familia es mi principal escuela, esa es mi suerte. De hecho yo pensé en este espectáculo cantar, como ya hace mi padre, a los poetas. Luego vi que era un esfuerzo superior y que quizá me veía sin tiempo suficiente para estar a la altura, aunque no descarto que en un futuro lo haga.

–Y su madre, ¿cómo influye en su vida artística?

–Mi madre lo es todo y pocas veces la menciono. Ella fue bailaora, de una familia de artistas, pero se retiró porque se quedó embarazada de mí, entonces lo fue dejando. Me da muy buenos consejos.

–Cambiando de tema... ¿cómo lleva una cantaora de su edad el asunto de las redes sociales?

–No me gustan nada las polémicas. Creo es que no es necesario meterse en los debates porque se dicen cosas de todo tipo. Hay que respetar a los compañeros y no estar tan pendiente de esos temas.

–¿Y qué tal su relación con la crítica especializada?

–Pues respeto y aprendo de todos los comentarios que los profesionales hacen sobre mis actuaciones. Aunque tengo que decir, sin ánimo de molestar, que yo sé cuando algo no sale como se espera. Es importante que se conozca la profundidad de un trabajo y valorar las horas que un artista dedica a preparar una actuación.

–Para acabar. ¿Qué cantaora es para usted referente en la historia del flamenco?

–Muchas. Es difícil quedarme con un sólo nombre. A ver, me quedo con Isabelita de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios