lucía álvarez 'la piñona'. bailaora

"Era el momento idóneo para sostener una propuesta así"

  • Ocho años después de presentarse por primera vez en el Festival, la bailaora retorna a Jerez con 'Emovere', que presenta hoy en la Sala Paúl

"Era el momento idóneo para sostener una propuesta así" "Era el momento idóneo para sostener una propuesta así"

"Era el momento idóneo para sostener una propuesta así"

-cuando se llega a una plaza como el Festival de Jerez, ¿se siente responsabilidad, necesidad, ilusión...?

-Bueno, creo que te pone en alerta y hace que te pongas las pilas. También te crea un punto de tensión y de presión que no es bueno, pero eso tienes que saber superarlo y saber que por encima de todo esto es una oportunidad.

-Su primera vez en el Festival en solitario fue en 2012 con aquel 'Un granito de arena' en la Sala Compañía. Ocho años después, ¿cómo lo enfoca?

-Los miedos y los nervios son los mismos, pero con el paso de los años una maneja mejor todo eso. También ahora tengo más medios, por eso este año he podido invertir en cosas que son importantes, una buena dirección o un buen diseño de luces. La primera vez acababa de ganar el Desplante de La Unión y fue algo distinto. Ésta es mi propuesta más seria y creo que tengo la madurez para sostener esto, porque desde entonces he trabajado mucho, en compañías, sola y con alguna gente, he viajado mucho...Ahora me siento firme y capaz de algo más.

-La principal novedad de 'Emovere' es la presencia de un director artístico, José Maldonado. ¿Por qué?

-A Jose lo conocí con el montaje de Reversible de Manuel Liñán y desde el primer momento congeniamos muy bien, tanto personal como artísticamente. Fue tal la conexión que pensé que era la persona idónea para hacer este montaje.

-¿Qué Lucía Álvarez 'La Piñona' encontramos en 'Emovere'?

-Una Lucía más evolucionada. Está claro que lo que soy no cambia, pero sí se va moldeando.

-¿Con qué se queda de todo lo que ha sido el proceso creativo?

-Sobre todo por la complicidad que he encontrado en todos los compañeros. Todo el mundo se ha implicado, y como lo hemos cogido con mucho tiempo no ha habido tensiones, al contrario, nos ha dado tiempo a probar y a pensar bien las cosas. A mí me gusta trabajar desde la libertad, y a partir de hemos montado todo. Por supuesto, que yo he dicho lo que quería, pero ha sido un trabajo de todos. También me quedo con la aportación de Eva 'La Lebri', una cantaora que tiene mucho que decir y que me ha ayudado mucho.

-¿Cuesta mucho hacerse un hueco a la gente joven?

-Sí que cuesta, todo es muy complicado. Cualquier peldaño es difícil. A mí me recuerda cuando llegué a Sevilla y quería entrar en los tablaos. Pensaba, ¿cómo voy a entrar yo en El Arenal y Los Gallos? Sin embargo, una vez que entras lo ves normal, aunque está claro que debes trabajar mucho. Es difícil entrar y también quedarse.

-Indirectamente, Manuel Liñán ha afectado a su vida artística. ¿Qué ha aprendido de él?

-Muchas cosas, porque Manuel, al margen de ser una gran persona, muy generosa, artísicamente es inmenso. Es muy compañero y a pesar de ser un grande siempre está a tu nivel. En lo artístico he aprendido cosas de verle actuar, de ver cómo se relaciona con sus músicos, cómo monta y desmonta los pasos...Del proceso creativo he aprendido muchísimo.

-Hay muchas miradas puestas en 'Emovere', ¿se lo plantea como un trampolín?

-Sí, para mí es un punto de partida, es como un puente para dar un paso más y en ello estoy. Es un espectáculo sencillo, pero sí que tiene un guión y cuento algo. Además, he querido adornarlo bien, cuidar el vestuario, en fin, detalles estéticos muy marcados. También, el hecho de que lo hayamos preestrenado en Sevilla, en el Centro Atalaya, que es un teatro privado y que me lo han cedido altruistamente, ha sido muy importante, llegas mucho más tranquila al estreno de Jerez.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios