Rocío Romero | Bailaora

“He preparado un espectáculo muy jerezano, vengo ilusionada”

Rocío Romero posa para la entrevista. Rocío Romero posa para la entrevista.

Rocío Romero posa para la entrevista. / Miguel Ángel González

Cuando alguien vive todo el año en Japón, el mero hecho de pisar la tierra “te cambia la cara, esto no tiene nada que ver”, asegura la bailaora Rocío Romero, que esta noche a partir de las 23 horas actuará en el Off de La Guarida del Ángel. Lo hará acompañada del cante de Manuel Malena y Moi de Morón, de la guitarra de Antonio Malena hijo y las palmas de Alejandro Fernández y Javier Peña. Completa el elenco el gaditano Carlos Carbonell como artista invitado.

La propuesta responde a “un espectáculo muy jerezano, en el que bailaré por seguiriyas y por soleá”, además de los cantes “que tratándose de Manuel (Malena) y Moi de Morón, todo se puede esperar”, asegura.

La posibilidad que le da La Guarida del Ángel donde actuará por segundo año consecutivo “es una alegría, es el único sitio en el que siempre tengo la puerta abierta aquí en Jerez, y eso se lo tengo que agradecer a Mario (González)”.

Con el coronavirus sobrevolando la zona asiática, Rocío Romero permanecerá “de momento hasta abril aquí en Jerez, no sé si nos quedaremos más, porque se están suspendiendo cosas por el coronavirus, habrá que ver”.

Eso sí, es aterrizar y pasear por Jerez y “cambiarte la vida”. “Sólo ver a la familia es una alegría, la verdad es que se echa de menos mucho todo esto, no tiene nada que ver Japón con mi tierra”.

Desde hace años reside habitualmente en Japón “donde no me quejo, la verdad es que me tratan muy bien, se trabaja mucho, eso es cierto, pero ya tengo mi vida allí”.Su día a día pasa por “dar clases todos los días”, algo que alterna con “actuaciones en tablaos y teatros”. Además, desde hace cuatro años se ha convertido en una habitual en el jurado del concurso flamenco más importante del país nipón, el Shinyinkoen. “Me llamaron hace cuatro años para ser jurado de cante, y ahora me han llamado también para baile”, comenta, recalcando la relevancia de dicha cita, donde entre los miembros del jurado están artistas como Shoji Kojima.

“Es algo que valoro muchísimo porque Japón es un país muy cerrado y no es fácil que te llamen para un concurso de este tipo. De hecho, soy la única extranjera que participa como jurado”.

A sus 37 años, la bailaora jerezana sueña con tener alguna vez su sitio en el Festival de Jerez. “Es algo que siempre he querido y bueno, supongo que el sueño se cumplirá alguna vez, aunque de momento nunca me han aceptado ningún proyecto. En los dos últimos años lo he presentado, pero bueno, espero que alguna vez pueda bailar en el Festival o en otras citas flamencas de la ciudad. La última vez que bailé fue en un Viernes Flamenco. Entonces tenía 22 años y ahora tengo 37, imagínate si ha pasado tiempo”, concluye la bailaora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios