Paladar

El Celler de Can Roca, mejor restaurante de España y segundo del mundo

  • Los premios 'The50 best' mejoran al establecimiento gerundense, que el año pasado quedó tercero, y entra en el ranking Disfrutar, de Barcelona

Imagen del restaurante, sencillo, diáfano y rodeado de verde. Imagen del restaurante, sencillo, diáfano y rodeado de verde.

Imagen del restaurante, sencillo, diáfano y rodeado de verde. / M.G.

El restaurante gerundense El Celler de Can Roca, de los hermanos Roca, fue reconocido el miércoles por la noche como el mejor de España dentro de la lista de los 50 mejores, The50 best, y quedó segundo en la clasificación general mundial.

Dichos galardones fueron entregados durante una gala celebrada en el Palacio Euskalduna de Bilbao, en la que no hubo muchas novedades en lo que respecta a los españoles, en todo caso la entrada al puesto 18 del barcelonés Disfrutar.

Primero de España y segundo del mundo fue El Celler, que escala un puesto pues el año pasado quedó tercero. Los Roca, con el cocinero Joan, el sumiller Josep y el pastelero Jordi, son a estas alturas figuras indiscutibles en la alta gastronomía mundial.

Tras la ceremonia, Joan Roca mostró su "gran satisfacción" por pasar al segundo puesto, y bromeó con el "pique" con el número uno, Massimo Bottura, "con el que me llevo muy bien. Lo importante es mantenerse año tras año en las primeras posiciones".

El segundo español en la lista fue el donostiarra Mugaritz, de Andoni Luis Aduriz, noveno, y el tercero el asador vizcaíno Etxebarri, del maestro de la parrilla Víctor Arginzoniz.

La mayor novedad del ranking fue la mejor entrada, llegando al puesto 18, para Disfrutar, de los chefs Mateu Casañas, Oriol Castro y Eduard Xatruch, que abrió sus puertas en diciembre de 2014 en Barcelona. Es uno de los "herederos" de El Bulli, por donde pasaron los tres, con una cocina divertida que no se pasa en el precio.

El puesto 31 lo ocupa el templo por excelencia, Arzak, del veterano Juan Mari, con el que empezó todo en España, y su hija Elena. El año anterior quedaron en el 30. Inmediatamente después, en el 32, Tickets (Barcelona), de Albert Adriá, obviamente heredero directo de El Bulli, pero informal y espectacular. Han bajado desde el 25. Cierra la presencia española entre los 50 primeros, con el número 43, el Azurmendi vizcaíno de Eneko Atxa, cuyo restaurante se llevó también el premio a la sostenibilidad. El año pasado fue el 38.

En la clasificación general la triunfadora fue la Osteria Franciscana, del cocinero Massimo Bottura, en Módena (Italia), con El Celler segundo y el Mirazur francés tercero, en lo que ha supuesto el triunfo de la cocina mediterránea, que ha copado el podio.

La Osteria Franciscana fue segundo el año pasado y primero en la edición del 2016. Se premia así a un chef muy reconocido y pasional, que ha reinventado platos de la cocina italiana, como la lasaña. Bottura juega con las tradiciones y experimenta con ingredientes de la región de donde proviene, incluyendo tratar el queso parmiggiano-reggiano en diferentes temperaturas, texturas y sabores. Tras recibir el galardón, Massimo Bottura destacó la evolución positiva de su restaurante en los últimos años: "Estamos evolucionando; somos un equipo más fuerte en el que trabajamos todos juntos y ahora somos un mejor restaurante". Para Bottura, "Es increíble ser el número uno de toda la comunidad de chefs", y este éxito es "como un terremoto" para todo su equipo de trabajo. Lo siguiente, después de recibir este reconocimiento, es "seguir siendo normales", añadió. Según el mejor chef del mundo, en términos gastronómicos, "es muy importante hacer visible lo invisible". Bottura se mostró "impresionado" por el hecho de que turistas chinos se paren frente a su restaurante de Módena, y que incluso algunos comensales le paren por la calle para darle las gracias. Afrimó también estar satisfecho de que la comunidad de cocineros esté considerando de nuevo a Italia como un referente gastronómico, y reconoció que siente que no se trata solo de su trabajo sino de la cocina de su país en general.

Tercero fue Mirazur, ubicado en el pueblo de Menton, en el interior de la costa azul francesa, en el que su joven cocinero, el argentino Mauro Colagreco, basa sus platos en las hortalizas y flores de su propio huerto. Sube un puesto desde el cuarto del año pasado. Tras recibir el premio, Colagreco comentó que estaba "muy feliz. Tengo una alegría enorme por estar en el top ten de la gastronomía mundial, mañana tendremos que abrir y será un día con mucha responsabilidad por representar a la élite".

Al cuarto lugar descendió el líder del año pasado, el neoyorquino Eleven Madison Park, del chef Daniel Humm. Quinto ha sido el extrovertido cocinero hindú Gaggan Anand, aunque trabaja en Tailandia, en el Gaggan de Bankgkok. Ayer dijo que su sabor preferido era "picante, picante y picante".

El galardón de mejor chef pastelero se fue para el joven francés Cedric Grolet y el restaurante que se mereció el premio de la sostenibilidad fue el Azurmendi vizcaíno de Eneko Atxa. El ranking de los 100 mejores restaurantes se elabora a partir de los votos de poco más de mil personas "del sector" elegidas por la revista Restaurant.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios