Pasarela

Israel lanza sus tropas sobre Gaza

  • El Ejército israelí inicia la ofensiva terrestre después de ocho días de ataques aéreos sobre la Franja · El ministro de Defensa avisa de que la invasión "no será fácil ni corta" y Hamas responde que lo "pagará caro"

El Ejército israelí consumó ayer la esperada ofensiva terrestre sobre la franja de Gaza con la que los militares, según un portavoz del Ejército israelí en Tel Aviv, pretenden poner fin al lanzamiento de cohetes palestinos contra territorio israelí y hacerse de esta forma con las posiciones desde las que la organización islamista palestina Hamas y otros grupos armados lanzan cohetes y granadas contra ciudades hebreas limítrofes.

Según la televisión local Canal II, decenas de milicianos palestinos habrían muerto en los primeros enfrentamientos con soldados israelíes tras el inicio de la invasión. Soldados y tanques hebreos comenzaron a entrar en la franja a primeras horas de la noche (a las 20:00 hora española) mientras numerosos vehículos armados esperaban en el exterior de la valla fronteriza. La televisión israelí mostró imágenes en directo en las que se podía ver el lanzamiento de proyectiles y columnas de humo y fuego.

Simultáneamente, el Ejército israelí comenzó a movilizar a decenas de miles de reservistas, tras recibir la correspondiente autorización del gobierno del primer ministro saliente, Ehud Olmert.

La invasión de Gaza es la segunda fase de la operación Plomo Fundido que se inició el pasado sábado con ataques aéreos y navales contra la infraestructura de Hamas en la franja. En la invasión terrestre participan cientos de tanques y vehículos blindados, así como al menos 10.000 soldados, para intentar tomar el control de un territorio de 40 kilómetros de largo por 15 de ancho y en el viven millón y medio de personas.

Antes de la incursión por tierra, la aviación israelí continuó con los bombardeos efectuando más de 40 ataques contra posiciones de Hamas. Entre los objetivos de la aviación israelí se encontraba una mezquita en la ciudad de Beit Lahia, en el norte de la Franja. En ese bombardeo murieron al menos 14 personas y otras 50 resultaron heridas, 25 de ellas de gravedad. Otros de los ataques israelíes en Rafah y la ciudad de Gaza acabaron con otros dos líderes militares de Hamas, Abu Zakaria al Yamal y Mohammed Maaruf.

El ministro de Defensa israelí, Ehud Barak, advirtió que la invasión "no será fácil y no será corta". En una comparecencia televisiva, Barak aseguró que las Fuerzas Armadas "continuarán ampliando la operación" pese a que ésta "incluye retos, dificultades y también víctimas". "No abandonaremos a nuestros ciudadanos. El trabajo del Ejército es defender el frente nacional", declaró.

El titular de Defensa dijo que desde el inicio de la invasión "el Ejército, la Fuerza Aérea y los cuerpos de Inteligencia han dado un duro golpea a Hamas".

Por su parte, el brazo armado del movimiento islamista Hamas, las Brigadas Al Kasam, difundió un comunicado en el que advertía al Estado judío que "pagará muy cara" su invasión a la franja palestina. "El enemigo sionista se está acercando a la trampa que nuestros luchadores habían preparado para sus soldados y tanques", advierte la nota. "Nuestros militantes están esperando pacientemente para enfrentarse con los soldados cara a cara".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios