Pasarela

Miguel Bosé nos vuelve… ¡cardiacos!

  • El cantante presenta 'Cardio', un álbum que el propio 'sex symbol' español define como una "propuesta de otoños, inviernos, veranos y primaveras".

Tras celebrar sus tres décadas de carrera con Papito, el disco del que ha llegado a vender más de dos millones y medios de copias, Miguel Bosé presentará mañana en Madrid Cardio, nueva aventura profesional que el martes se pone a la venta y que, él mismo, define de la siguiente forma: "Es una especie de propuesta de otoños, inviernos, veranos y primaveras", comenta el cantante en relación a un CD que se mostrará ante los medios de comunicación en la madrileña Casa de América.

Pop fresco y sin mayores pretensiones que las de divertirse es el espíritu bajo el que nace esta "pasarela", según palabras del propio artista, donde "cada canción, es habitada por su propio personaje". "El primer reto fue el ver si era capaz de pulir el lenguaje hasta el extremo de lo más simple y básico, de forma más descarada -no más libre, lo que siempre he hechoH pero sí dando con letras, a la vez que caprichosas, que fueran sensatas; a la vez que divertidas, cuerdas; que fueran indomables y directas, pero también profundas y ligeras", ha declarado el que, sin duda, es uno de los mayores mitos de la escena nacional española.

Alguien nacido en Panamá en 1956 (cumplirá 54 años el próximo 3 de abril) fruto del matrimonio formado por Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé y que, siendo muy jovencito, decidió ya dedicarse al mundo del espectáculo sembrando el escándalo con una ambigüedad que le ha acompañado desde entonces. Así, con declaraciones, en lo que a su vida privada se refiere, muy comprometidas -sumadas a una poliédrica carrera en la que ha sabido evolucionar a la perfección con el paso del tiempo-, Miguel ha construido un personaje que ha seducido a hombres y mujeres de varias generaciones. "Sé cual es la identidad de mi público", afirma al respecto nuestro admirado protagonista. "Es bastardo, no tiene ni pies ni cabeza, no tiene tribu, no pertenece a ninguna y pertenece a todas. Cuando los veo en los conciertos me doy cuenta de que tienen algo en común, que hay mucha sintonía entre todos. Ellos son quienes me obligan a que siempre sorprenda, a que tire para adelante, a que no me repita (aunque tengo que reconocer que esas son cosas que no me cuestan y que hago de forma natural)".

Estuve a punto de… es el primer sencillo, estrenado el pasado 23 de enero, y la carta de presentación de un álbum dentro del que también encontramos títulos como Júrame, Dame argumentos, Por ti, A mí me da igual o El perro. Doce nuevas melodías en las que, su responsable, ha estado muy implicado desde el principio. "Todas las canciones en su origen nacen con urgencia y en forma de vómitos. Los primeros acordes llegan luego, por necesidad, porque me lo pide el cuerpo o la mente. Una vez que ya existe esa base empiezan el caos, las dudas y los sudores. Y ahí quedan colgando a la espera del momento en el que, junto a mi equipo, me meto a darles orden en el laboratorio de la preproducción. Después, y según vayan llamando a nuestra puerta muchas cosas, las vamos abordando. En realidad no es tan diferente al proceso del revelado de una fotografía o el del pintar un cuadro. De forma natural, van surgiendo una a una profundidades, luces, colores, temperaturas y todo el resto. Lo que se vaya descubriendo, si tiene sentido, se irá incorporando", ultima un intérprete que, a partir de este instante, recupera ese primer puesto que, haga lo que haga, nunca le abandona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios