Pasarela

Piernas al poder

  • Mary Quant creó la minifalda, símbolo de la moda occidental y prenda favorita de las 'celebrities'.

A la diseñadora de moda Mery Quant le parecía tremendamente aburrido y anticuado el estilo de los años 50 y 60. Se propuso entonces que había que inventar algo nuevo, crear otras tendencias, abrir horizontes. Ya de pequeña, la creadora británica se atrevió a recortar algunos centímetros la falda de los vestidos viejos que heredaba de su prima, algunos años mayor que ella. Tanto se aficionó con la tijera que incluso recortó la falda de su uniforme del colegio. Por eso, cuando comenzó a darle vueltas a la cabeza cayó en la cuenta de que las mujeres tenían que lucir más las piernas, su objetivo era crear una prenda cómoda, femenina y sensual. La idea se la dio una amiga que estaba limpiando en casa y decidió subirse un poco la falda de su vestido para poder moverse mejor. Como inspiración tomó el automóvil de moda de la época: el Mini.

Aunque su primera tienda, Bazaar, la abrió en 1959, no fue hasta un lustro después cuando subió esta pieza revolucionaria a las pasarelas. Lo hizo en su colección primavera-verano de 1964. En ese momento, ni se podía llegar a imaginar que la minifalda se convertiría en el gran símbolo de la moda occidental. Tras el desfile, las modelos salieron a la calles con las minis y se formó tal revuelo que de la noticia se hicieron eco todos los medios de comunicación.

El efecto se intensificó gracias a caras tan populares de la época como Jacqueline Kennedy, que empezó a apostar por las faldas cortas en sus famosos trajecitos y vestidos. La glamourosa y estilosa primera dama comenzó a promocionar, casi sin percatarse, esta prenda convirtiéndola en una de las tendencias más famosas, fue entonces cuando hizo popular el reconocido Estilo Jackie. Codo a codo con Quant, el modisto francés André Courréges, quien pone la nota polémica a toda esta historia pues se ha atribuido la creación en solitario de la mini, lo que nunca ha podido demostrar.

El salto definitivo a la moda internacional llegó de la mano de la revista Vogue, quien le dedicó un extenso reportaje. Poco después, la falda por encima de las rodillas, esa pieza que nació rodeada de controversia, ya que inevitablemente iba unida a la provocación, era la prenda estrella del fondo de armario femenino. Las críticas de los más puritanos se desvanecieron por completo. Incluso, las de Coco Chanel, que se atrevió a decir que las minis eran un 'sacrilegio' pues dejaban al descubierto las rodillas y ésa, a su juicio, era la parte más fea de la anatomía femenina. Pero nada más lejos de la realidad. Desde Brigitte Bardot, Nancy Sinatra y Audrey Hepburn hasta todas las celebridades de la actualidad, la minifalda, sinónimo de coquetería y frescura, ha conseguido adaptarse a los tiempos y a las diferentes tendencias. Se ha redefinido hasta ser lo que es hoy: el must have de cualquier fondo de armario. Lo más in.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios