Pasarela

La duquesa celebra su aniversario en la hípica

  • Doña Cayetana acudió el pasado fin de semana al Real Club Pineda de Sevilla, allí coincidió con la infanta Elena.

El que acaba de terminar ha sido un fin de semana especial para la duquesa de Alba. Ha ido a la hípica, una de sus mayores aficiones, ha estado acompañada de su ojito derecho, su hijo Cayetano y, lo más importante, ha celebrado su segundo aniversario de boda con su marido, Alfonso Díez. Doña Cayetana y Alfonso han reaparecido tan felices y unidos como siempre coincidiendo con esta fecha tan especial. Y lo han hecho en su querida Sevilla, como no podía ser de otra forma, el lugar donde sellaron su amor para siempre.

A la moda, con un conjunto de pantalón lila y blusón estampado a juego que completó con una chaqueta de color azul y gafas para protegerse del a veces incordioso sol del veranillo del membrillo, la Duquesa acudió junto a su esposo al Real Club Pineda de Sevilla, donde desde la grada animó a los jinetes, en especial a su hijo Cayetano, que hizo una breve parada para saludarla con un caluroso beso. Además fue afectuosamente saludada por la infanta Elena, que también disfrutó del evento. La primogénita del Rey estuvo acompañada del jinete Felipe Zuleta, su entrenador. Doña Elena charló animadamente con el duque de Alba, que tan cortés y educado como de costumbre, besó su mano al saludarse. Alfonso, que es evidente cada vez está más cómodo en sus apariciones públicas y en su papel de duque consorte, estuvo muy atento a su esposa, con la que compartió risas y confidencias durante todo la competición.

La celebración de su aniversario de bodas es para la aristócrata la guinda a un verano muy intenso en el que ha pasado por San Sebastián, Ibiza y Salamanca. Muy recuperada de la operación de fémur a la que tuvo que someterse de urgencia el pasado abril, tras sufrir una aparatosa caída durante unas vacaciones en Roma, la jefa de la Casa de Alba ya ha manifestado su deseo de cruzar el charco y visitar Nueva York junto a su marido.

Doña Cayetana y Alfonso viven en una perpetua luna de miel desde que se dieran el 'sí quiero' el 5 de octubre del 2011 en la capital hispalense. Ese día triunfó el amor. Un sueño cumplido para ambos. Envueltos en una gran controversia, tras el inesperado y repentino reparto de la herencia de la Duquesa entre sus seis hijos, la pareja se unió en matrimonio en una ceremonia nada ostentosa, muy íntima y familiar. Aunque al principio se habló de Ibiza, fue la propia aristócrata la que confirmó que el acontecimiento tendría lugar en su amada Sevilla, con el Palacio de Dueñas como escenario, vestida de Victorio&Lucchino y con el duque de Huéscar y Carmen Tello como flamantes padrinos. Y llegó el gran día. Tras unos preparativos aparentemente tranquilos y un verano, el del 2011, repleto de actos, la pareja se dio el sí rodeada de una gran expectación. Un día de enorme felicidad para doña Cayetana, que hasta se arrancó por sevillanas ante la multitud. También hubo grandes ausencias, la de su hijo Jacobo y su niña Eugenia, afectada de una inoportuna varicela.

Ese día, la mediática duquesa de Alba se casaba en terceras nupcias con el tímido y reservado funcionario, alabado por las amas de casa por su galantería y caballerosidad y que, renunciando a todo y defendiendo su amor, se convertía en el duque consorte de la mediática Casa de Alba.

En estos dos últimos años, el matrimonio se ha mantenido inquebrantable ante los problemas que les han surgido. Distintas operaciones para doña Cayetana, el disgusto de ésta con su ex yerno Fran Rivera -al intentar éste conseguir la custodia única de la hija que tiene en común con Eugenia Martínez de Irujo- y alguna pérdida de seres muy queridos. También han disfrutado. A principios de este mismo año, Cayetana y Alfonso pudieron cumplir el sueño de celebrar su tan anhelado viaje a Tailandia. Una tardía luna de miel que se vieron obligados a posponer por recomendación de los médicos de la aristócrata. Incondicionales a sus aficiones, como es viajar, ir a los toros o al cine, los duques de Alba están más unidos que nunca. Y para muestras las imágenes de este intenso segundo aniversario en la hípica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios