Pasarela

Máxima de Holanda no se pierde el arranque de Ascot

  • La presencia de los reyes holandeses fue la novedad este año en la primera jornada del evento.

La reina Isabel II y Máxima de Holanda con un espectacular, y voluminoso, tocado de flores. La reina Isabel II y Máxima de Holanda con un espectacular, y voluminoso, tocado de flores.

La reina Isabel II y Máxima de Holanda con un espectacular, y voluminoso, tocado de flores. / Efe

Máxima de Holanda es sinónimo de estilo, y de tocados. De ahí que, tras la ceremonia en que el rey Guillermo fue investido caballero de la Orden de la Jarretera –al igual que Felipe VI–, los soberanos holandeses no han podido marcharse de Reino Unido sin unirse a la primera jornada de las carreras en el hipódromo de Ascot, un evento que combina carreras de caballos con moda.

Los reyes de Holanda, en Ascot, conversando con los duques de Cambridge. Los reyes de Holanda, en Ascot, conversando con los duques de Cambridge.

Los reyes de Holanda, en Ascot, conversando con los duques de Cambridge. / Reuters

Máxima, gran amante de los tocados, ha apostado todo al suyo en este día en que los ingleses muestran sus mejores y más extravagantes galas, sobre todo en lo que a sombreros, pamelas y tocados se refiere. Con un vestido midi de color camel de la firma Natan, una de las favoritas en su fondo de armario, la esposa de Guillermo de Holanda mostró la mejor de sus sonrisas. A pesar de que derrochó simpatía, toda la atención la centró su tocado, hecho con gran cantidad de flores de tela, tules y rafia y de tal tamaño que le tapaba media cara. Aunque su look era bastante similar al vestido de Claes Iversen que llevó este lunes, su tocado acaparaba de forma inevitable todas las miradas.

La duquesa de Cambridge, con vestido de Elie Saab azul cielo y tocado del mismo color. La duquesa de Cambridge, con vestido de Elie Saab azul cielo y tocado del mismo color.

La duquesa de Cambridge, con vestido de Elie Saab azul cielo y tocado del mismo color. / Efe

La monarca británica, fiel a su estilo, optó por su habitual conjunto de falda y chaqueta con abrigo, todo en azul claro, y un sombrero de ala ancha del mismo tono adornado por flores azul más oscuro. Aunque Máxima de Holanda fue la gran sorpresa del día, los duques de Cambridge tampoco quisieron perderse el evento. Vestida del mismo color que Isabel II, azul cielo, Catalina innovó este año en cuanto a las transparencias y encajes de su vestido. Firmado por Elie Saab, con plumeti, corte midi y mangas transparentes, su total look azul pastel fue más original que de costumbre, pero en cuanto al tocado no se arriesgó: optó por uno de corte similar a otros muchos que tiene, de Philip Treacy (uno de sus sombrereros preferidos), llevaba una enorme flor del mismo color que el vestido bajo el ala del sombrero.

Desfile de tocados y sombreros, a cual más extravagante, en el hipódromo de Ascot. Desfile de tocados y sombreros, a cual más extravagante, en el hipódromo de Ascot.

Desfile de tocados y sombreros, a cual más extravagante, en el hipódromo de Ascot. / Efe

Los duques de Sussex, Enrique y Meghan, aún de baja por maternidad, fueron los grandes ausentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios