Fallecimiento en la Casa Real británica Una nueva era para la familia real británica

  • Los príncipes Carlos y Guillermo asumirán más presencia pública para aliviar la agenda de la reina

La familia real británica, en 2016, antes de que Enrique se casara con Meghan.

La familia real británica, en 2016, antes de que Enrique se casara con Meghan. / Efe

El fallecimiento del duque de Edimburgo marcará un antes y un después en la familia real británica. No sólo en cuestión personal, sino también oficial. Isabel II, a punto de cumplir 95 años este miércoles 21, tendrá a partir de ahora un papel más sosegado en la vida pública. Aunque no se espera que abdique, sí parece lógico que su hijo y heredero, el príncipe Carlos, y su nieto Guillermo, el segundo en la lista de sucesión al trono, asuman más funciones públicas para aliviar la apretada agenda de la soberana viuda, cuya soledad y a la vez entereza conmovió a los ingleses el sábado en el funeral del que fue su marido 73 años. ¿Qué papel jugarán los miembros de la familia real ahora?

Comitiva fúnebre en el sepelio de Felipe de Edimburgo. Comitiva fúnebre en el sepelio de Felipe de Edimburgo.

Comitiva fúnebre en el sepelio de Felipe de Edimburgo. / Efe

El príncipe de Gales

El príncipe Carlos de Inglaterra, heredero del trono. El príncipe Carlos de Inglaterra, heredero del trono.

El príncipe Carlos de Inglaterra, heredero del trono. / Efe

Carlos, el heredero al trono más longevo de la historia de Reino Unido, no goza precisamente de demasiada popularidad entre los británicos. Su matrimonio fallido con Lady Di, con él como supuesto culpable a causa de su relación con Camilla, su actual esposa, dejó una profunda huella en su imagen que el paso de los años no ha logrado borrar. Expertos en la familia real aseguran que la reina Isabel abdicaría si no fuera porque teme que su primogénito no cumpla bien su cometido como rey.

Camilla, duquesa de Cornualles

Camilla Parker-Bowles, en las exequias del duque. Camilla Parker-Bowles, en las exequias del duque.

Camilla Parker-Bowles, en las exequias del duque. / Efe

Pese a que Carlos y Camilla acabaron casándose el 9 de abril de 2005 –el duque de Edimburgo también murió el 9 de abril, dejando un triste aniversario de bodas a partir de ahora a la pareja–, el pueblo nunca ha visto a la duquesa de Cornualles como la futura reina consorte. A pesar de todo, si el príncipe Carlos ve engrosar su agenda a partir de ahora, a la de Camilla le ocurrirá otro tanto.

Guillermo, duque de Cambridge

Guillermo de Inglaterra. Guillermo de Inglaterra.

Guillermo de Inglaterra. / Efe

Isabel II depositará toda su confianza en él, y el príncipe Guillermo lo sabe, así que ya está teniendo un papel más activo, a pesar de la pandemia. Acude a numerosos actos oficiales, muchos más que hace tan solo unos años. Hasta sus hijos mayores, Jorge y Carlota, tendrán agenda en breve junto a sus padres. El acercamiento a su hermano, el príncipe Enrique, captado por las cámaras en el funeral de su abuelo no fue casual. Su padre les pidió que volvieran andando, pese a encontrarse unos coches dispuestos.

Catalina, duquesa de Cambridge

Catalina de Cambridge. Catalina de Cambridge.

Catalina de Cambridge. / Efe

Fue la protagonista del funeral del sábado, destinada a ser la nueva ‘princesa del pueblo’, digna heredera de su suegra, Diana de Gales. Cercana, elegante, comprometida. Su proyección positiva es el mejor activo que tiene ahora la casa real.

Enrique, duque de Sussex

El príncipe Enrique, el pasado sábado. El príncipe Enrique, el pasado sábado.

El príncipe Enrique, el pasado sábado. / Efe

Su papel se reducirá ahora a lo que anunció en vísperas del Megxit: causas benéficas, filantrópicas y solidarias. En el funeral del duque de Edimburgo, a pesar de su entrevista televisada, dieron la imagen de una familia unida ante la tristeza de perder a uno de sus miembros.

Meghan, duquesa de Sussex

Meghan Markle. Meghan Markle.

Meghan Markle. / Gtres

La gran ausente en el sepelio de Felipe de Edimburgo debido a que por su embarazo no podía viajar en avión. Es la celebritie de la familia real. Llegó pisando fuerte pero su glamour y popularidad se han desinflado mucho desde que se casó con Enrique de Inglaterra. No tiene trabajo ‘real’ ya, pero todo lo que hace –y dice– es analizado con lupa por los medios de comunicación, desde ahora se prevé que mucho menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios