Jerez

La ATJ critica el abandono municipal tras un incendio que cercó su sede

  • Los Bomberos debieron entrar por atrás después de que nadie les facilitara las llaves

  • Una veintena de personas jugaba al tenis en las instalaciones cuando se produjo el fuego

Maquinaria municipal afrontando tareas de desbroce ayer apenas unas horas después del incendio en la pradera de Chapín. Maquinaria municipal afrontando tareas de desbroce ayer apenas unas horas después del incendio en la pradera de Chapín.

Maquinaria municipal afrontando tareas de desbroce ayer apenas unas horas después del incendio en la pradera de Chapín. / pascual

El abandono de la sede de la Asociación de Tenis Jerez (ATJ) ha comenzado a pasar factura al gobierno local, ya que se están produciendo problemas de seguridad realmente graves. Una veintena de personas se vieron literalmente acosadas por el fuego la noche del pasado martes cuando la pradera de Chapín comenzó a arder literalmente comprometiendo las instalaciones que 400 socios en sus comienzos (ahora hay pocos más de cien) sacaron adelante.

Juan Manuel Contreras, uno de los miembros del colectivo, ha denunciado el estado en el que se encuentra la zona. En el lugar se acumulan los rastrojos, que en algunos casos "alcanzan hasta el metro y medio de altura". El incendio de la noche del pasado martes tuvo un claro factor a favor. Y realmente importantes. De un lado, que los bomberos en el momento en que se declaraba el incendio estuvieran en la avenida de Arcos atendiendo a un coche que se había estrellado contra una farola. Estaba a apenas unos cientos de metros del lugar de los hechos pero, como resume Juan Manuel Contreras, "el susto de las personas que estaban en la pista fue mayúsculo".

Ayer por la mañana, a mediodía, el Ayuntamiento desplegó en la zona desbrozadoras para eliminar en la mayor medida el rastrojal que se ubica tras la sede de la Asociación de Tenis Jerez (ATJ) y por toda la pradera de Chapín.

Un detalle especialmente importante es el hecho de que los bomberos del Parque de la avenida de la Paz padecieron serios problemas para atacar el incendio de frente. Al carecer de llaves, un hecho realmente lamentable, debieron acceder por la parte trasera de la ATJ, es decir, por la pradera de Chapín y de esta forma poder atacar las llamas.

En el seno de este colectivo de amantes del deporte que conforman la ATJ tan sólo solicitan que la gestión de esta zona deportiva dedicada al deporte de la raqueta (que sólo se puede practicar en Jerez en el Club Nazaret y en Puertas del Sur en la actualidad) se derive a los socios que "aportando euro a euro, han conseguido con su esfuerzo colectivo y solidario dotar a la ciudad de unas instalaciones modestas pero dignas", relataba ayer a este medio el socio Juan Manuel Contreras.

Ayer por la mañana el Ayuntamiento de Jerez llenó literalmente de desbrozadoras la pradera de Chapín para evitar nuevos episodios de fuegos. "Hay vecinos de la zona -relatan socios de la ATJ- que han mostrado sus quejas y su miedo en torno al pastizal en que se ha convertido la pradera de Chapín. Además, incluso han denunciado la existencia de roedores (ratas)".

La intención de los socios que quedan en la ATJ (apenas uno de cada cuatro que había en sus comienzos) es recuperar esta instalación para el uso y disfrute de cuantas personas decidan apoyar a la instalación.

Mientras tanto, rodeados por material capaz de prender todo lo que se le ponga por delante, los socios de la ATJ denuncian que los intentos de contacto con el equipo local de gobierno ha resultado vanos.

De forma indudable, la ATJ ha vivido mejores momentos en manos de sus socios que cuando la institución municipal decidió hacerse cargo de la misma. Por ahora es víctima del olvido y, por desgracia, de las llamas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios