centro histórico

Aires frescos en el corazón de Jerez

  • La nueva plaza de Belén se convierte en un lugar de ocio para los ciudadanos

Una vecina del centro histórico pasea con su hijo y sus mascotas por la nueva plaza de Belén. Una vecina del centro histórico pasea con su hijo y sus mascotas por la nueva plaza de Belén.

Una vecina del centro histórico pasea con su hijo y sus mascotas por la nueva plaza de Belén. / VANESA LOBO

Comentarios 3

Los vecinos del centro histórico cuentan ya con un nuevo lugar de ocio. El pasado día jueves 28 de junio, después de 10 años, las obras de urbanización de la plaza de Belén terminaron para ofrecerle a los ciudadanos una nueva zona donde disfrutar de las tardes de verano.

Los escombros, las ratas y los malos olores hoy son parte del olvido. La actual plaza de Belén tiene una extensión de 10.000 metros cuadrados y cuenta con un parque infantil y un auditorio con capacidad para 250 personas, donde próximamente se pondrán en marcha nuevas iniciativas culturales, que fomentará la actividad en el centro de la ciudad, una de las zonas "más abandonadas", según los propios vecinos del barrio de San Lucas. "Nos hemos llevado mucho tiempo en una situación que no querría deseársela a nadie. Esto estaba lleno de ratas, la gente se metía ahí a consumir drogas y todo olía mal. Esto ahora está muy bien. Es un nuevo lugar de ocio para nosotros y para todos los que quieran venir. Aún así, antes que hacer una plaza nueva, Jerez necesita arreglar todas las casas del centro, que da pena verlas", comenta María Hermoso, vecina de la calle Jesús de las Tres Caídas desde hace más de 40 años.

No son pocos los vecinos de este barrio particular de Jerez que apuntan que "las casas del centro están en ruinas". "Lo primero que deberían de hacer es revitalizar el centro por que las casas están derrumbándose. No hace falta llevar a los ciudadanos al extrarradio cuando Jerez cuenta con unos barrios llenos de historia. Que venga la gente a vivir al centro y que les de vida, que es lo que esto necesita", apunta Elena Campos, propietaria del ultramarinos situado frente a la iglesia de San Lucas.

Como la mayoría de los parques infantiles que se pueden encontrar por los alrededores de la ciudad, cuenta con diferentes máquinas que además de la diversión, fomentan la práctica del ejercicio y el deporte. "Este nuevo proyecto está bien porque aquí vendrán tanto jóvenes, como personas mayores y niños. Hay gente que piensa que en el centro no viven niños pequeños y es todo lo contrario. Yo vine con mi marido y mi hijo el día de la inauguración y tanto ese día, como todas las tardes, la plaza está hasta los topes. Tanto es así que el parque se ha quedado pequeño. No han sabido aprovechar todo el espacio y hay mucho suelo y pocas herramientas de juego. Deberían de haber hecho un parque infantil más grande para todos los metros que tiene la plaza y que los niños no tengan que pelearse por quién se monta en el columpio primero", explica Nuria Galindo, vecina de los alrededores.

Además de la pésima situación de las casas antiguas que conforman el centro, como apuntan los propios vecinos, este enclave turístico cuenta con uno de los problemas más frecuentes que se puede encontrar en una ciudad, el aparcamiento. Aparcar en los barrios céntricos de Jerez, como es el barrio de San Lucas, es un "calvario". "El hecho de que haya una nueva zona de ocio en Jerez, y encima en el centro, está genial, pero antes de una plaza, el presupuesto se podría haber aprovechado en habilitar una buena zona de aparcamiento. Todos pagamos un dinero todo el año para poder aparcar aquí y muchas veces nos tenemos que ir a Picadueñas porque no hay ni un sitio. Hay veces por la noche que ni salgo porque luego aparcar es un auténtico calvario", explica una vecina.

Pero esto no es todo. La temporada de verano ya ha comenzado y las diferentes discotecas del centro ponen en marcha su actividad, convirtiéndose en una de las grandes desventajas de vivir en el centro. "El miedo que tenemos es que esto se convierta en el nuevo botellódromo de los jueves. La plaza requiere al menos, de un personal de seguridad porque sino va a durar 3 días", comenta Manuel Sánchez, vecino de la plaza del Arroyo.

Los jerezanos preguntados coinciden en que la nueva plaza de Belén debería gestionarse de otra forma. "Esto no debería de quedarse así, siendo una plaza sin más con todo el espacio que hay. Si lo que queremos es que el centro tenga vida, se deberían de hacer diferentes actividades lúdicas para todas las edades y en las que todos los ciudadanos podamos participar. Que venga la gente aquí y que conozca las calles de Jerez o simplemente, los festejos que se realizan en la Alameda Vieja, que se hagan aquí", expresa Manuel Porrua, socio de la peña flamenca Buena Gente, situada todavía en la plaza de Belén desde el año 2015.

Este nuevo espacio contará con el futuro Museo del Flamenco y el esperado Museo de Lola Flores, este último reemplazando a la peña Buena Gente, que hasta la fecha se encuentra a la espera de adquirir un nuevo establecimiento donde residir. Desde una de las peñas flamencas más conocidas de Jerez, aseguran que le propondrán al organismo municipal la puesta en marcha de una serie de actuaciones flamencas en la nueva plaza que llene de vida las inmediaciones del centro de la ciudad. "La plaza llenará de vida el centro histórico, que es lo que le hace falta desde hace muchísimos años. Que la gente venga aquí y conozca la esencia de Jerez", concluye Porrua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios