Andrés Palomeque, padre de Aitor Palomeque "Cuando lo vi saltando y dando una patadita tuvo claro que ese es el camino"

  • El padre de Aitor Palomeque asegura que la recuperación de su hijo "va lenta, pero va bien"

Tras recibir cientos de visitas el vídeo y la felicitación de multitud de personas, Andrés Palomeque explicaba este martes a Diario de Jerez que el pequeño Aitor Palomeque “se encuentra muy bien y muy motivado”. Por ello, se muestra emocionado al comprobar la gran repercusión que ha tenido el vídeo de Aitor dando patadas a un balón. “Ha sido inesperado. La madre lo grabó y y dijo 'vamos a enseñárselo a papá para que vea como estás' y me dio tanto alegría que lo puse en el Facebook”, cuenta, mientras reconoce que no utilizar demasiado esta red social.

Según detalla Palomeque, su hijo “está muy animado” aunque la recuperación va “poquito a poco”. Aun así, “cada vez coge un poco más de confianza. Es cierto la prótesis se la pone menos de lo que queríamos pero en líneas generales va muy lento, pero va muy bien”.

De momento, Aitor lleva una prótesis básica que se le irá cambiando en función de su crecimiento. Además, está en rehabilitación tanto en el hospital de Jerez como en una clínica privada. “Lo tiene que ver su traumatólogo en abril porque el fémur no lo tiene derecho por completo. Cuando le quitaron los fijadores externos se le quedó un poco arqueado y por eso también tiene dificultad con la prótesis, porque le cuesta un poquito”, explica su padre.

A pesar de ello, “va al colegio y hace vida normal, incluso va al fútbol a ver a su hermano mayor”. De hecho, “por las tardes está queriendo más a ver a sus compañeros y se va a integrando un poco más. Entiendo que a él le cuesta trabajo ver que no puede jugar”. Sin embargo, insiste en que al verlo en el vídeo con el balón, “yo fui el primer sorprendido. Cuando lo vi saltando y dando una patadita tuvo claro que ese es el camino”.

Hay que recordar que Aitor Palomeque tenía 9 años cuando en mayo de 2018 fue embestido por un conductor que dio positivo en drogas y alcohol. Iba con su padre en moto para acudir a su entrenamiento con los benjamines del CD  Marianistas de Jerez. Como consecuencia del fatal suceso, el joven futbolista sufrió la amputación de parte de una pierna. Casi dos meses tuvo que estar ingresado en el hospital de Cádiz antes de poder regresar a su casa para ir, poco a poco, recuperando su vida. 

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios