Jerez

Alaya rechaza conceder una pensión alimenticia a González Mata

La juez que investiga el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) irregulares ha rechazado la petición planteada por el dueño de Uniter, José González Mata, para que le concediera una pensión alimenticia de 3.000 euros mensuales "con cargo a los fondos de sus empresas Uniter y Cureña" a fin de poder atender "sus necesidades más básicas".

En un auto, la magistrada Mercedes Alaya señala que, en síntesis, el abogado de González Mata alega que esa era la cantidad que su cliente percibía antes de que fuera extinguida su relación laboral con ambas empresas, "careciendo de medios económicos con los que atender a sus necesidades más básicas al tener sus cuentas embargadas y las empresas de su propiedad administradas judicialmente".

No obstante, la juez considera que el imputado "no ha alegado en modo alguno la situación de necesidad en la que dice encontrarse, sin que tampoco resulte acreditada la imposibilidad de este imputado para ejercer profesión o trabajo con el que se pueda sustentar por sí mismo, pretendiendo que a través de los administradores judiciales de sus empresas se le asigne nada menos que la cantidad de 3.000 euros mensuales".

La juez, en este sentido, destaca los informes emitidos por la administración judicial de Cureña los días 30 de octubre y 14 de noviembre de 2014, en los cuales "se pone de manifiesto cómo el señor González Mata ya viene utilizando en su exclusivo provecho recursos de Cureña en su condición de inquilino, al ocupar dos viviendas, una primera residencia en su condición de inquilino y la segunda en situación de mero precarista, sin que Cureña reciba compensación alguna".

Al hilo de ello, la magistrada precisa que, en relación a la vivienda ubicada en Jerez, "no consta acreditado que atienda a los gastos de la misma, que por cierto genera sólo en gastos de comunidad la generosa suma de 500 euros mensuales".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios