Jerez

Alimentos con mucho arte

  • Agricultores y ganaderos son reconocidos como artesanos de los alimentos gracias a un decreto, demandado por COAG, que valora la calidad de los productos tradicionales elaborados en las granjas andaluzas

Es una buena noticia para el campo. Para los agricultores y ganaderos de Jerez y el resto de comarcas de la provincia de Cádiz, rica en cultura, tradición y mucho arte. Se trata de una noticia muy esperada por la que la Coordinadora de Agricultores y Ganaderos (COAG de Cádiz), que ha trabajado intensamente en lo que supone una puerta a la esperanza para los críticos momentos que atraviesa el campo: La Junta de Andalucía ha aprobado, por fin, un decreto que regula la artesanía alimentaria en Andalucía y dispone, además, las medidas para su promoción.

La norma, especialmente orientada al fomento de explotaciones y empresas familiares, crea un distintivo específico: 'Artesanía Alimentaria', para identificar y respaldar los productos agrarios y pesqueros de procedencia andaluza que cumplen con los requisitos de calidad individualizada y respeto al medio ambiente, en la producción, elaboración, manipulación, transformación, envasado, conservación, transporte y distribución.

Estos productos podrán, a partir de ahora, acogerse al sello 'Artesanía Alimentaria', otorgado por la Junta, con el fin de facilitar la comercialización y acreditar en el mercado tanto su procedencia como su elaboración artesanal y el cumplimiento de las condiciones específicas de calidad diferenciada.

Miguel Pérez, secretario general de COAG Cádiz, valora muy positivamente la publicación de este decreto, "que sin duda va a beneficiar y a dar un respiro a los profesionales del campo y al mundo rural en general, que tan malos momentos está viviendo". Y es que la norma permitirá reconocer e identificar la producción de máxima calidad procedente de nuestras pequeñas industrias artesanas y explotaciones agrarias, que son productos elaborados con materias primas de la zona, en cantidades limitadas y siguiendo métodos tradicionales de elaboración.

En este sentido, el responsable de la organización considera muy importante que se establezcan límites y exigencias que dificulten el desarrollo de esta actividad por parte de grandes industrias alimentarias, "cuyo monopolio -en muchos casos- ha llevado al abandono de la actividad a muchos agricultores y ganaderos de la provincia de Cádiz".

Precisamente por estos motivos, COAG lleva años reclamando esta normativa como un instrumento que fomentase la elaboración artesanal de alimentos en Andalucía. "Hemos trabajado mucho en este ámbito y consideramos que se ha creado una herramienta que, bien utilizada, puede dar sus frutos en un futuro próximo", explica Miguel Pérez.

Riqueza artesanal

El sello 'Artesanía Alimentaria' llega a la zona rural de Jerez y de la provincia como agua caída del cielo. En momentos de nula rentabilidad para muchas explotaciones agrarias y ganaderas, motivada principalmente por la presión a la baja de los precios que ejercen las grandes empresas multinacionales y el encarecimiento de los costes de producción, "poner en valor los productos tradicionales de nuestra tierra, elaborados de manera artesanal con materias primas propias de la máxima calidad, y con recetas ancestrales de todas las culturas que nos precedieron, es un derecho legítimo en el que los agricultores y ganaderos nos debemos apoyar en estos tiempos difíciles", comenta el secretario provincial de COAG.

Hay que tener en cuenta que la producción artesanal es una actividad muy ligada a la zona rural, de manera que la normativa debe servir para mejorar los beneficios económicos en el medio rural andaluz y contribuir al desarrollo de nuestras comarcas. "Cabe destacar -puntualiza Pérez- que se reconozca la figura de los alimentos de granja, que son aquellos ligados a la explotación y elaborados con su propia producción. Esta actividad puede suponer una importante fuente alternativa de ingresos para nuestras explotaciones, que diversificarán su actividad, ofrecerán directamente sus alimentos al consumidor y obtendrán un mayor valor añadido a los alimentos que elaboren. Como consecuencia de todo esto, los consumidores podrán acceder a un producto de la máxima calidad muy demandado, con todas las garantías de seguridad alimentaria y ligado a la cultura gastronómica andaluza, muy rica, y que se va perdiendo por los hábitos de consumo impuestos por las grandes empresas distribuidoras".

La puerta a la esperanza ya está abierta. Ahora queda que se dé forma a este camino, que por cierto nunca debió cerrarse, y que se publiquen las normas técnicas que permitan poner en marcha la actividad, así como darle la difusión y promoción necesaria, para que los consumidores tengan conocimiento y puedan apostar por este tipo de productos, que contribuyen a la vertebración del medio rural andaluz y al desarrollo económico de nuestra provincia y de toda Andalucía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios