Jerez

Arranca el juicio contra los miembros de una red dedicada al tráfico de cocaína

  • La Fiscalía pide penas de ocho a cuatro años de prisión contra los 15 integrantes

La Fiscalía pide penas de ocho a cuatro años de prisión en el juicio que empieza hoy lunes en la sección octava de la Audiencia Provincial de Cádiz, en la avenida Álvaro Domecq, contra los 15 presuntos integrantes de una red dedicaba al tráfico de cocaína entre Madrid y la provincia de Cádiz, que fue desmantelada por la Guardia Civil en octubre de 2012 en el marco de la denominada 'Operación Aceituno'.

Según el escrito de calificación fiscal, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos se produjeron en octubre de 2012 cuando los agentes intervinieron más de cuatro kilos de cocaína, dos de hachís y otros tantos de otras sustancias estupefacientes y realizaron una veintena de detenciones, siendo imputados finalmente 15 de ellos tras constatarse que venían dedicándose "desde época no determinada" al tráfico ilícito de cocaína. Un total de 15 personas, casi en su totalidad vecinos de Jerez, y de otros municipios de la provincia, Sevilla y Madrid, se sentarán toda la semana en el banquillo acusados de un presunto delito contra la salud pública, entre los que el procesado Antonio A.P, afincado en Madrid, proveía de cocaína "a gran escala" a otras personas que a su vez la distribuían por distintos puntos de España.

Según mantiene la Fiscalía, para el ejercicio de su actividad ilícita disponía de una vivienda en Madrid en la que tenía una habitación "destinada a despacho y laboratorio para la elaboración y preparación de la cocaína amén de ocultar también las cantidades que adquiría y los beneficios obtenidos en dichas ventas". Uno de los principales adquirientes de la sustancia ilícita era el acusado Eduardo H.B, vecino de Jerez que acababa de salir de prisión y que realizaba "periódicos viajes a Madrid" para aprovisionarse de la cocaína que luego distribuía principalmente en la zona de Jerez donde residía, San José del Valle, El Puerto y en general toda la provincia. Para adquirir la cocaína, Eduardo H.B. contactaba telefónicamente con Antonio A.P. para mantener personalmente reuniones en Madrid, alojándose en pisos alquilados por breve periodo de tiempo o enviaba a otras personas de confianza a recoger las sustancias, así ocurrió a lo largo de 2011 durante el que E.H.B. planificó casi una treintena de viajes a Madrid para la compra de la cocaína si bien en 2012 la periodicidad de los viajes disminuyeron por un accidente de tráfico que sufrió.

Según los investigadores, Eduardo H.B. se puso al frente de una organización dedicada al transporte de cocaína entre Madrid y la provincia de Cádiz que tenía dos líneas principales de distribución. De la primera de ellas se encargaba Juan Carlos G.L, de 41 años y vecino de El Puerto, que se dedicaba a la distribución y venta de cocaína en esta localidad, en Puerto Real y en San Fernando, además de recoger los beneficios económicos con los que financiaban nuevas compras de droga en Madrid.

Al frente de la segunda línea estaba Francisco Javier G. G., el cual se encargaba de la distribución en Jerez utilizando una local en el que se ejercía la prostitución y donde se suministraba tanto a clientes como a otros 'camellos', que después la vendían al por menor. Francisco Javier G.G. utilizaba a su vez a otros dos miembros de la organización, uno de ellos su propio padre, para repartirla a vendedores de localidades como San José del Valle y pedanías colindantes.

Las investigaciones para descubrir la actividad delictiva de parte de los acusados, que se realizaron durante cinco meses, motivaron además la solicitud de intervenciones de comunicaciones telefónicas que fueron autorizadas en marzo de 2012 por el juzgado de instrucción número 4 de Jerez, a través de la cual se pudo comprobar que el principal encausado Eduardo H.B, según el Ministerio Fiscal, "se dedicaba a adquirir importantes cantidades de cocaína en Madrid".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios