Jerez

Asaja denuncia una subida del 30% en el gasóleo agrícola el último año

  • Alerta de que la actividad es inviable tras el "incremento desmesurado" de los insumos, que en el carburante roza ya el máximo histórico de 90 céntimos de verano de 2008

La organización agraria Asaja-Cádiz alerta del incremento "desmesurado" que acumulan la mayor parte de los insumos que necesita el sector para producir, situación que hace peligrar la viabilidad económica de muchas explotaciones. A la escalada de precios de los piensos, los abonos y los fertilizantes que vienen soportando los agricultores se une el incremento registrado por el gasóleo agrícola, que en el último año acumula una subida del 30%, según la organización agraria.

Frente a los sesenta céntimos de euro que costaba el llamado gasóleo B de media el año pasado, en la actualidad el litro se cotiza a ochenta céntimos, es decir, veinte céntimos más -32 pesetas- que se traducen en un aumento del 30%. Sin embargo, en algunos puntos del país ya se han registrado precios que ascienden hasta los 0.90 euros/litro, cotización a la que se llegó en verano de 2008, cuando se alcanzó el precio máximo histórico para este carburante.

Asaja-Cádiz denuncia que "no menos escandalosa resulta la evolución experimentada en la última década por el precio del gasoil", toda vez que recuerda que de los 0,30 euros/litro a los que cotizó el carburante en 1999 pasó a los 0,45 euros un año después, para alcanzar los sesenta céntimos en 2005, lo que supone un incremento del 63%.

"Algo inasumible para el sector agrario, que lleva años perdiendo rentabilidad debido, por una parte, a este incremento desmedido en los precios de los combustibles, y por otra, a las bajadas reiteradas de los precios en origen de las principales producciones agrícolas y ganaderas", subraya la organización agraria.

A modo de ejemplo, Asaja recuerda que mientras el consumo medio de gasoil por hectárea en un cultivo como el olivar se sitúa en 95 litros por hectárea de media, el coste total para el bolsillo del agricultor ha subido espectacularmente como evidencia que el precio final en 2011 para esa misma superficie se sitúe hoy a 75 euros/ hectárea, mientras que en 2005 fue de 57 euros.

Por todo ello, Asaja-Cádiz insiste en la necesidad del establecimiento por parte del Gobierno de un gasóleo profesional para el sector agrario, ya que "actualmente la única medida para abaratar este coste productivo es la devolución del Impuesto Especial de Hidrocarburos, puesto que ya no se aplica la deducción fiscal de la factura del gasóleo del 35% en los módulos del IRPF -impuesto de la renta de las personas físicas-, ni el incremento del 5 al 10% en los gastos de difícil justificación en la Estimación Directa".

En este sentido, la patronal agraria recuerda que el Gobierno de Rodríguez Zapatero se comprometió en el año 2005, por medio de la entonces ministra de Agricultura Elena Espinosa, a instaurar un gasóleo profesional para el sector agrario y fijó la fecha del 1 de enero de 2009 para su puesta en marcha.

"Desde entonces, el sector soporta un reiterado encarecimiento de los precios de los combustibles, con varias situaciones de máximos históricos incluidas, sin que por el momento se haya vuelto a hablar del compromiso incumplido", señala Asaja en un comunicado.

La devolución del impuesto sobre hidrocarburos es la única vía que tenía el sector agraria para compensar la subida de precios del carburante tras la retirada en 2009 de las medidas fiscales de reducción del 35% de la factura del gasóleo; del 15% de la factura de fertilizantes; del 2% del rendimiento neto general de los módulos: y el incremento de gasto de difícil justificación del 10% en la estimación directa.

80

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios