Jerez

La Audiencia acoge hasta el viernes el juicio del Acobiomol

  • La acusación solicita 10 años de prisión para los cinco imputados por vender el supuesto medicamento milagroso

Casi cuatro meses después de su suspensión por la incomparecencia de uno de los acusados, hoy comienza -si no hay más contratiempos- el juicio del Acobiomol, el supuesto medicamento milagro que comercializaban cinco imputados, entre los que se encuentran los cabecillas de la trama, Juan Manuel Acosta y Luis Andrades, que se hacían pasar respectivamente por biólogo molecular y médico. Sobre su producto, decían que era capaz de curar diferentes enfermedades, entre ellas, el cáncer, la esclerosis múltiple, la osteoporosis, el Alzheimer, trastornos de circulación o la calvicie. También destacaban la capacidad del Acobiomol para descontaminar los suelos -nada menos que hablaron de hacerlo en Chernobil- y para mejorar la calidad del vino. Tan bien supieron venderlo, que incluso salieron en varios programas de televisión y en prensa. Acosta llegó a afirmar en una entrevista que había sido propuesto para el Nobel y que la teoría del Acobiomol se la habían querido comprar "desde Japón a Estados Unidos".

Fiscalía pide para los cinco imputados siete años de prisión por los delitos de intrusismo profesional, contra la salud pública y estafa, mientras que la acusación particular pide 10 años por los mismo delitos, aunque suma para Andrades un delito más, de injurias, vertidas contra uno de los clientes a los que estafaron.

Aunque son siete los perjudicados que presentaron querella (dos de El Puerto, dos de San Fernando, otros tantos de Trebujena y uno de Puerto Real), se habla de más de un centenar los que se vieron engañados y que, debido a la desesperación de sus males, recurrieron a la clínica Costa Oeste para, a través de los doctores De la Rosa y Quintanilla, también imputados, ponerse en contacto con Andrades y Acosta, que eran los que directamente trataban con ellos. El tratamiento, además, no era nada barato. Rondaba entre los 4.500 y los 12.000 euros.

Uno de los afectados que presentó denuncia fue Jesús Prera. Su esposa padecía una grave enfermedad y una vez comprobaron que todos los tratamientos que había recibido no habían surtido efecto, se pusieron en las manos de los imputados. Su esposa finalmente murió, aunque no se sabe con certeza si por causas de haber ingerido este producto o por su grave enfermedad. Prera señala que más que tener ganas de que comience el juicio, "lo que quiero es que acabe ya. Son muchos meses los que hemos tenido que esperar, y más después de que tuviera que suspenderse". El afectado, vecino de San Fernando, señala que "aunque muchas personas piensen que cómo se nos pudo pasar por la cabeza el recurrir a este producto, hay que darse cuenta en la situación en la que nos encontrábamos. Además, esta gente se lo había montado muy bien, porque detrás de ellos había médicos, una clínica y testimonios de personas que nos decían que eso funcionaba". Por todo ello, pide una sentencia "ejemplar, ya que no solamente se juzga una estafa, porque aquí se ha jugado con la vida y los sentimientos de las personas".

Después de que el juicio tuviera que suspenderse tras la incomparecencia de Juan Manuel Andrades, detenido posteriormente en Tenerife y que actualmente sigue en prisión, se conoció que Luis Andrades Bernal siguió comercializando su producto como fertilizante contra la seca a través de una empresa sevillana. Según estudios realizados, se comprobó que ese fertilizante no servía tampoco para nada. El presidente de este grupo, Héctor M., estudió incluso presentar otra demanda contra él.

Para la jornada de hoy está prevista la comparecencia de los cinco imputados. Mañana será el turno de los testigos, hasta 15 pasarán por la Audiencia. El jueves, por su parte, declararán los peritos y el viernes llegará el turno de las conclusiones.

Entre los testigos que pasarán por la sala de la Audiencia, destaca el actual alcalde de El Puerto, Enrique Moresco, ya que también tuvo contacto con los imputados en este caso debido a la enfermedad que padecía un familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios