Jerez

El Ayuntamiento rechaza los recursos contra la suspensión de las zonas saturadas de ruido

  • En próximos días se citarán a propietarios de bares y residentes para tratar de buscar un acuerdo

Imagen de la calle San Pablo. Imagen de la calle San Pablo.

Imagen de la calle San Pablo. / pascual

El gobierno ha rechazado cuatro de los recursos presentados contra la decisión adoptada el pasado mes de febrero de ssupender cautelarmente la declaración de varias zonas del centro como zona acústicamente saturada (ZAS), concretamente las calles San Pablo y Caballeros así como en la plaza de Vargas y del Clavo. La Asociación de Vecinos del Centro Histórico así como una comunidad de propietarios de la calle Tornería y un grupo de residentes de la zona habían alegado en contra de la orden pero sus argumentos no han sido aceptados.

En junio del año pasado, mediante una resolución de Alcaldía, se declaraban estos espacios del centro de la ciudad como zonas acústicamente saturadas, restringiendo los horarios de los bares y locales de copas. Tras esto, a final de año, la asociación de comerciantes Asunico solicitó la nulidad de esta decisión advirtiendo de que no se había seguido el procedimiento reglamentario y que la decisión carecía de una "cuantificación" del impacto económico que iba a generar. El gobierno acabó aceptando estos razonamientos reconociendo que el procedimiento administrativo tenía importantes omisiones a efectos legales por lo que podría incurrir en "vicios de nulidad". Así decidió suspender de manera cautelar su aplicación y revisar el proceso elevando una consulta al Consejo Consultivo de Andalucía.

En los acuerdos donde se rechazan los recursos, entre otros razonamientos jurídicos, el Ayuntamiento sostiene que Asunico justificó los "daños económicos de difícil reparación" de esta medida para los establecimientos acreditando "el cierre de dos establecimientos hosteleros así como el despido de hasta siete trabajadores". En cambio, en los escritos presentados por los recurrentes se considera que no se acreditó suficientemente el perjuicio que les supone que estos enclaves no cuenten con esta catalogación.

Preguntado por este asunto, el edil de Urbanismo, Francisco Camas, explicó que tiene previsto convocar en próximos días la reunión de la mesa del ruido, un órgano de carácter consultivo donde están presentes hosteleros y vecinos para abordar este asunto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios