Jerez

La CGT denuncia "graves riesgos laborales" en la Biblioteca Central

  • Ramón Clavijo, director del edificio municipal, desmiente los supuestos peligros del archivo

Panorámica de la primera planta de la biblioteca municipal. Panorámica de la primera planta de la biblioteca municipal.

Panorámica de la primera planta de la biblioteca municipal. / Miguel ángel gonzález

El pasado septiembre de 2017, la sección sindical CGT denunció ante la Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social de Cádiz una serie de supuestas "irregularidades e incumplimientos" en materia de Prevención de Riesgos Laborales en la Biblioteca Central municipal, entendiendo que tanto los propios trabajadores, como los usuarios, "corrían un alto riesgo de sufrir un accidente en las instalaciones". Es a raíz de esa denuncia puesta desde de la Confederación General del Trabajo cuando el edificio situado en la Alameda del Banco recibe el pasado mes de junio una inspección de trabajo en la que se revisa, según la dirección de la Biblioteca Central y del archivo, todos los puntos que la CGT denunció el pasado año.

"La CGT puso una denuncia porque decía que el edificio estaba totalmente abandonado por el Ayuntamiento. Un edificio, en el que se construye en el año 2004 una torre acristalada para que fuese la nueva salida de emergencia y que además, en el 2015 se rehabilitó toda la fachada exterior", explica Ramón Clavijo, director del edificio municipal. Desde la CGT aseguran que la biblioteca cuenta con un único extintor en todo el edifico y que además, "existen riesgos de derrumbe de libros y documentos al encontrarse las estanterías muy altas", punto que desde el propio Ayuntamiento y desde la dirección de la Biblioteca municipal se desmiente. "La empresa nos recomendó que en las salas de depósito internas, donde no se encuentra ningún trabajador y mucho menos usuarios, no colocásemos ningún tipo de material en la última balda de las estanterías. Las estanterías públicas de la biblioteca están perfectamente aseguradas y atornilladas, por lo tanto, no existe ningún tipo de peligro de derrumbe", comenta Clavijo.

En cuanto a las posibles dificultades para evacuar el edificio en caso de incendio, Clavijo asegura que el edificio está equipado con decenas de extintores en cada planta que son revisados mensualmente, además de contar con una alarma contra incendios. "Desde hace 6 meses, la Biblioteca y el archivo están inmersos en un Proyecto de Autoprotección del Edificio para mejorar todas las condiciones de seguridad, lumínicas, de humedad y medioambientales. Además, tras la inspección de trabajo, estamos pendientes de una actualización de la cartelería contra incendios para mejorar día a día los dispositivos de seguridad", apunta.

Desde la dirección de la Biblioteca Central aseguran que no se corre ningún tipo de peligro dentro de los 3.000 metros cuadrados que conforman el edificio municipal. "Todo está en orden gracias a las reuniones que se tienen periódicamente. Todo está revisado. Las críticas constructivas nos gustan pero de ahí, a manipular una información, hay un trecho. Que un edificio donde se están haciendo actuaciones muy importantes desde 2004 sea denunciado por riesgos laborales o peligros para sus ciudadanos me parece terrible".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios