agresiones en el ámbito sanitario

“Cada vez más vemos un ambiente de hostilidad en las consultas”

  • El secretario general del Colegio de Médicos de la provincia y miembro del Observatorio Nacional de Agresiones, Gaspar Garrote, anima a denunciar todo tipo de agresión "para que se conozca la verdadera dimensión del problema"

El doctor Gaspar Garrote Cuevas. El doctor Gaspar Garrote Cuevas.

El doctor Gaspar Garrote Cuevas.

El secretario general del Colegio de Médicos de Cádiz y miembro del Observatorio Nacional de Agresiones de la Organización Médica Colegial, Gaspar Garrote Cuevas, afirma que cada vez preocupa más la creación de "un ambiente de hostilidad" por parte del paciente o el familiar en las consultas "con frases como no me irá usted a recetar eso, no me irá usted a dar de alta, usted no pensará que yo ... y en un tono de voz y con una mirada que, sin llegar a ser agresividad, genera un ambiente de presión hacia el médico que rompe de alguna manera esa buena relación médico-paciente necesaria para llegar a un diagnóstico y un tratamiento. Y eso se da muchísimo, mucho más que el empujón, la amenaza o el insulto".

El doctor Garrote asegura que las estadísticas sobre agresiones a médicos y a otros profesionales sanitarios son sólo la punta de iceberg de la realidad, pese a que sostiene que en la provincia de Cádiz hay una gran concienciación por parte de los profesionales a hora de denunciar cualquier episodio de violencia. "Eso hace que igual estadísticamente la provincia esté en los primeros puestos del ranking de agresiones, pero no quiere decir que aquí se agreda más, sino que se denuncia más. Nosotros animamos a que se denuncien tanto agresiones físicas como verbales, amenazas o insultos, para que se pueda conocer la verdadera dimensión de este problema".

Remontándonos a un tiempo no muy lejano sería impensable que los médicos recibiesen formación para repeler agresiones de sus pacientes, pero hoy en día, desde organizaciones como el Colegio de Médicos estos cursos se consideran una buena herramienta para enfrentarse a situaciones complejas donde la hostilidad está presente. "El problema es que esto no nos lo enseñan en la Facultad de Medicina. Nos enseñan a diagnosticar, a poner tratamiento y a tener cierta empatía con el paciente para que la relación médico-paciente sea una relación eficaz en cuanto a comunicación, pero luego ante situaciones de agresividad, hay personas que pueden tener una cierta sensibilidad y psicología, verlas venir y saber torear la situación, pero hay otras que no saben, no tienen herramientas para enfrentarse a estas situaciones y eso es lo que pretendemos con estos cursos".

Se trata -explica este facultativo- de que ante unas circunstanciales hostiles, de previsible agresividad o violencia, el profesional cuente con recursos que pueda utilizar. "Tanto de tipo psicológico, en el diálogo con el paciente, como determinadas herramientas físicas y no me refiero a hacer una llave, pero sí mantener una distancia de seguridad en el diálogo, o saber cómo tienen que ser los movimientos para no desatar la agresividad. El objetivo es intentar salir airoso para buscar ayuda, que es lo fundamental".

Estadísticamente las agresiones afectan por igual a todos los médicos, con independencia por ejemplo de la edad o nivel asistencial, pero sí se observan diferencias en lo que respecta al género. "Es verdad que se está agrediendo a más mujeres pero también es cierto que hay una feminización muy importante de la profesión. En mayo recibimos a los médicos residentes que vienen a hacer la especialidad en la provincia, suelen ser en torno a 110 o 120. El año pasado eran 110 chicas y unos nueve chicos, por lo que lógicamente las mujeres tienen más posibilidades de sufrir una agresión".

Hasta el punto de que, según el doctor Garrote, en alguna ocasión desde el Observatorio Nacional de Agresiones de la organización colegial se ha planteado si una agresión a una mujer médico, enfermera o auxiliar de clínica por parte de un paciente varón, no podría considerarse también violencia de género. "En el ámbito laboral, está reconocida la violencia de género y en el ámbito laboral es donde la médico o la enfermera puede ser agredida. No sé hasta qué punto podrían ser catalogadas estas agresiones como tal, aunque lo importante es que ni una ni otra forma de violencia se pueden tolerar y hay que poner todos los medios a nuestro alcance".

En el ámbito penal, el Observatorio está recopilando todas las sentencias que llegan a través de las asesorías jurídicas de los colegios médicos y se observa, según destaca Gaspar Garrote, que “afortunadamente” ya hay algunas sentencias que llegan a reconocer la responsabilidad in vigilando que tiene la administración. "Es que la administración tiene la responsabilidad de facilitar los medios necesarios para prevenir las agresiones. Parece que los jueces van sensibilizándose cada vez más con este tema".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios