A rienda suelta

Cambios veraniegos

PARAFRASEANDO aquel refrán que dice que nunca llueve al gusto de todos, se podría decir, en el contexto estival que nos invade, que nunca hace calor al gusto de todos. Entiéndanme, no va a ser la misma mi opinión, currante del mes de agosto, que la de un turista que cambia de ciudad en busca de playa, sol, chiringuito, monumentos y oferta de ocio. Según los estudios de la Aemet, el resto de verano que queda –al menos del mes presente– es bastante fresco teniendo en consideración la media de otros años. Lo que ya podía coger la tónica de las temperaturas y cambiar es el sinsentido político de esta ciudad. Como han podido leer en páginas interiores, los socialistas se quejan de que Jerez es la ciudad más aburrida de la zona en verano. Respetable. Lo gracioso es que critiquen de nuevo al gobierno local por subvencionar patrimonio artístico de la Iglesia. ¿Qué es de Jerez sin sus monumentos? A veces parece que resulta incompatible tener una ciudad con buen ocio y entorno arquitectónico. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios