Jerez

Cáritas atiende en Jerez a 10.757 personas durante el año 2020

  • La pandemia incrementa el número de familias vulnerables en un 23% con respecto a 2019

  • La organización ha invertido más de tres millones de euros, de ellos 1,8 en asistencia y acogida

Una imagen de la rueda de prensa en el Obispado.

Una imagen de la rueda de prensa en el Obispado. / Manuel Aranda

Ha sido un año que ha roto todos los esquemas que pudiéramos tener previstos”. Con esta afirmación resumió Juan Pérez, director de Cáritas Diocesana, el año 2020, doce meses marcados por la pandemia que ha venido a complicar aún más la situación de vulnerabilidad de muchas familias.

La crisis del coronavirus “se ha cebado con las personas más vulnerables”, continuó, teniendo especial incidencia en el desempleo, cuya rápida subida “ha aumentado en un 8%” el número de familias sin recursos. Esta situación, como bien dejó claro Juan Pérez, ha hecho que “a día de hoy una de cada tres familias no dispongan de ningún ingreso”.

Esa falta de ingresos ha afectado notablemente a las necesidades mínimas, “por lo que durante 2020 han recurrido a Cáritas familias y personas que nunca lo habían hecho”.

En el informe presentado por Cáritas Diocesana en la mañana de este martes, comparecencia en la que también tomaron parte Federico Mantaras, Administrador Diocesano, Manuel Pareja, secretario general, Mila Díaz, coordinadora general y el citado Juan Pérez, se recoge también que los principales problemas a los que han tenido que enfrentarse las familias tienen que ver con la vivienda, las necesidades básicas, y la imposibilidad de hacer frente a los alquileres debido al desempleo. No hay que olvidar que los sectores más afectados desde que comenzó la pandemia han tenido que ver con la hostelería, turismo, trabajo doméstico o la agricultura.

En su intervención, Pérez también puso de relieve el aumento de la brecha digital, que también “se ha hecho notar en las familias vulnerables. Hoy día la mayoría de las gestiones en adminsitraciones, públicas o bancos, se hace por internet, y las familias lo están padeciendo porque no tienen ni los conocimientos ni los medios como para realizarlas”. En este sentido también se refirió al Ingreso Mínimo Vital promovido por el gobierno de España “al que sólo han podido acceder un 16% de las personas, el resto está con dificultades”.

Otro instante de la comparecencia ante los medios. Otro instante de la comparecencia ante los medios.

Otro instante de la comparecencia ante los medios. / Manuel Aranda

Asimismo, destacó que a lo largo del estado de alarma y sobre todo durante el confinamiento, muchas familias han padecido problemas “en la conciliación laboral, sobre todo las familias monoparentales con niños en casa o personas mayores con una situación de dependencia o discapacidad”. Todo ello unido al incremento de las situaciones de soledad por el aislamiento, que “hemos intentado atender desde nuestra Cáritas a través de acompañamiento telefónico durante el confinamiento porque consideramos que es fundamental”, añadió Juan Pérez.

Curiosamente, dicho acompañamiento telefónico recibió más de 7.350 llamadas de emergencia a través de los números de teléfono habilitados. También se activó una iniciativa de apoyo socioeducativo para menores de familias vulnerables que ponía el foco en la desigualdad educativa que viven los niños, niñas y adolescentes en situación de exclusión social.

Los números solidarios

Durante el pasado año, Cáritas Diocesana incrementó sus esfuerzos para atender a 24.447 personas, un 23% más respecto al año anterior. Del total de personas beneficiarias, 10.757 pertenecen al término municipal de Jerez, que con respecto a 2019 ha visto aumentado el número en 2.211 personas.

En cuanto al perfil mayoritario de las personas acompañadas, se observa que son mujeres (72%), de nacionalidad española (85%), de entre 45 a 64 años (46%) y que forman parte de un hogar formado por una pareja con hijos (41%).

En relación a las principales demandas recibidas, y por tanto las respuestas ofrecidas por la entidad, cabe destacar que el primer lugar lo ocupan las necesidades básicas (84,4%), seguidas por los gastos asociados a la vivienda y el pago de suministros (33,6%) y el empleo y la formación (27,5%).

Durante los meses de confinamiento también se entregaron 35.700 menús, realizados en las Cocinas Solidarias Nuestra Señora del Carmen de Bonanza (Sanlúcar) y Esperanza de la Yedra (Jerez), con la colaboración voluntaria de cocineros y cocineras y de la iniciativa “Costaleros por nuestros mayores”. También se puso en marcha un Equipo Jurídico Diocesano para el asesoramiento especializado en cuestiones legales y abrió sus puertas durante el pasado año el Economato social diocesano “Padre Antonio Valdivielso”.

Datos del informe Datos del informe

Datos del informe

En cuanto a los proyectos de continuidad, la entidad acompañó desde el programa de Empleo a 557 personas, tanto en orientación e intermediación laboral como en formación y se impartieron 11 acciones formativas. Desde el programa de Mayores se atendió a 130 personas, en los de Mujer y Familia a 140 personas, a través del programa de Infancia y Juventud trabajamos con 212 menores y se acompañaron a 224 personas sin hogar.

En relación a las cifras de la empresa de inserción constituida por Cáritas Diocesana, Casa Común S.L.U, en 2020 contaba con 1 taller de restauración de muebles, 3 centros de producción agrícola, 1 nave de tratamiento textil y 2 tiendas Moda re- (C/Madre de Dios, nº 2 y C/Algarve, nº 16). En el ámbito del reciclaje textil, se recogieron 249 toneladas de ropa de 69 contenedores ubicados en la Diócesis. La acción de la empresa se tradujo también el pasado año en 12 contratos de inserción a personas que están siendo acompañadas por Cáritas Diocesana.

Las aportaciones aumentan un 51%

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez invirtió en 2020 un total de 3.032.088 euros en el desarrollo de su acción. Un incremento respecto al pasado año de casi el 24% ante el notable incremento de las peticiones de ayuda recibidas por la entidad. Del total invertido, el 62% se destinó a acogida y asistencia de necesidades básicas (alimentación, gastos asociados a la vivienda, suministros, salud…) seguido por el 19% dirigido a la puesta en marcha de acciones para el empleo y la formación.

Datos del informe Datos del informe

Datos del informe

En cuanto a los fondos recibidos, la financiación obtenida por parte de subvenciones públicas se mantuvo respecto al pasado año, pero las privadas aumentaron en un 24% respecto a 2019.

Pero sin duda, cabe destacar el incremento de las aportaciones de socios y donantes, que suponen el 37% del total y que han aumentado en aproximadamente un 51% respecto al pasado año, ya que en 2020 contamos con un total de 1248 socios y donantes, así como 110 empresas colaboradoras.

También es importante el dato de las donaciones en especie, que casi se ha duplicado respecto a 2019, con más de 620.000 euros. Otra demostración de las numerosas muestras de solidaridad recibidas durante el año de pandemia.

Ante este aluvión de solidaridad, Cáritas Diocesana ha agradecido “enormemente la colaboración y el compromiso de las personas particulares, entidades y empresas que han querido aportar su granito de arena en un año tan complicado y doloroso por la pérdida de vidas humanas y las dificultades que viven las familias y personas más vulnerables”, destacó Manuel Pareja. Asimismo, desde Cáritas se ha hecho un llamamiento a la solidaridad para un año 2021 “que ya está siendo muy complicado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios