Jerez

Cáritas alerta de la "vulnerabilidad" de San Juan de Dios

  • La institución presenta un estudio de la barriada, aquejada, entre otras cuestiones, de "infravivienda, inseguridad y riesgo de exclusión". El 58% de las familias viven hacinadas y el 48% de forma insegura.

Comentarios 2

Cáritas Diocesana de Asidonia-Jerez expuso esta mañana un informe de la barriada jerezana de San Juan de Dios en el que alerta de la "vulnerabilidad" que padecen sus vecinos, aquejados de "infravivienda, inseguridad y riesgo de exclusión", señalaba en rueda de prensa Francisco Domouso, director de la institución en la ciudad, durante la presentación del estudio.

Éste es el resultado del análisis de la situación residencial de seis bloques de sesenta viviendas cada uno y, sobre el total de 360 viviendas que componen la barriada

En cuanto a los resultados, en lo referente a las características familiares, se observa que la mayor parte de las familias, el 44% son nucleares (con uno o dos hijos), mientras que el 58% viven hacinadas y el 10% de las familias tienen personas con movilidad reducida, con el agravante de que las condiciones arquitectónicas no reúnen los requisitos normativos.

Por otro lado, el 48% de las familias están viviendo de forma insegura, ya que están de ocupas, con cesión en precario o en alquiler irregular.

Otra de las cuestiones en la que dicho estudio presta especial atención es en lo referente a las zonas comunes del barrio. El 66% de dichas zonas se encuentra en mal estado (escaleras, paredes, buzones, barandas y quitamiedos, bajantes comunes, instalaciones eléctricas...).

Por otro lado, el 10% de las viviendas no cuenta con todos los suministros básicos y, en lo referente a estructura, los techos y paredes se encuentran en regular y mal estado en un 60% mientras que el 40% de los baños están en esta misma situación.

En lo referente a la pobreza energética, aunque el 78% de las viviendas utilizan tanto la luz como el gas, el 29% han sufrido alguna interrupción del suministro de luz. Asimismo, el 72% de los hogares tiene humedades y goteras, el 41% tienen parásitos y el 39% sufre problemas en la estructura.

En definitiva, el 87% de las viviendas tienen características negativas, que también supone que el 11% de las viviendas presenta estado inhabitable, mientras que el 43% de las familias viven hacinadas.

Ante esta realidad, desde Cáritas Diocesana se plantea la necesidad de "realizar una valoración en profundidad caso a caso, ya que, teniendo en cuenta lo plural que resulta ser el barrio, requiere intervenciones diversas, ya que las políticas individuales y de carácter asistencialista no son suficientes".

Asimismo, resulta importante "promover la participación de las familias y que los recursos técnicos que trabajan en el barrio colaboren con la ciudadanía y el equipo de gobierno municipal y autonómico."

Además la entidad, señala que "es necesaria la creación de espacios de esparcimiento, ocio y tiempo libre para los residentes. En aquellos casos detectados de viviendas inhabitables, se plantea la concesión de ayudas económicas municipales o la realización de arreglos por parte de las Áreas municipales competentes para ello: Infraestructuras, Patrimonio o Emuvijesa".

El documento ha sido elaborado por Cáritas Dioecesana, experta en la exclusión y desarrollo social en España, pode de relieve la situación crítica que atraviesa este barrio jerezano, enclavado a las espaldas del Zoobotánico y cerca de la residencia San Juan Grande.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios