El Club de Conversación Solidario Mister John cumple siete años La red solidaria de aprender idiomas

  • El 27 de diciembre cumple siete años el club solidario que inició Juan Trigo 

Juan Bosco Trigo, días atrás, en Diario de Jerez. Juan Bosco Trigo, días atrás, en Diario de Jerez.

Juan Bosco Trigo, días atrás, en Diario de Jerez. / Vanesa Lobo

El próximo 27 de diciembre el Club de Conversación Solidario Mister John, que nació de la mano de Juan Bosco Trigo, cumple siete años. En octubre de 2012 Juan se quedó en paro y "tenía que llenar el tiempo y no olvidar la práctica del idioma". Profesor de profesión, creó un grupo con antiguos alumnos de Turismo y pensó "¿cómo organizo la actividad, la cobro o no?".

"Como era Navidad, pensé en empezar por 'cobrar' un kilo de alimentos para repartirlos. Y sin más pretensiones, pues la idea caló en la gente", declara Juan. Cuando empezó se encontró que los extranjeros que acudieron al club "no querían especialmente aprender español, sino socializarse. Y de esa forma practicábamos inglés, no era dar una clase, sino conversar y así aprendemos todos vocabulario". 

El club fue creciendo y aumentaron las sesiones. De una sesión semanal han pasado a estar varias de lunes a sábado, con idiomas como francés, alemán, italiano, español para extranjeros, e incluso llegaron a tener chino e inglés para niños. ¿El pago por participar y aprender? Sigue siendo la solidaridad.

"Hemos pedido siempre alimentos, pero a veces se han hecho peticiones especiales, como ropa", informa Juan. De hecho, ahora han hecho un llamamiento para conseguir ropa de la talla XXL tanto para hombres como mujeres. "Al final se ha creado una red de solidaridad, de ayuda. A veces nos preguntan si podemos conseguir ciertos artículos para familias necesitadas y así se van adaptando las peticiones a los miembros del club. Hay quien incluso no viene a las sesiones pero sí colabora con la donaciones", subraya Trigo.

Juan ha llegado a ir a la casa de una de las familias que ayuda el club, un matrimonio con varios hijos. "Son muchas bocas que alimentar y nuestra comida va para ellos. A veces los Servicios Sociales tardan un poquito en cubrir necesidades urgentes y mucha gente nos ha pedido ayuda", reconoce.

El creador del club subraya que "la pobreza ahora no se ve, la necesidad no se ve en la calle. Me han marcado casos de familias en las que hay niños con mucha necesidad". 

"Parecemos un cambalache. Tuvimos un caso muy curioso y es que nos llegó una petición de una familia que necesitaba una cocina. El domingo anuncié la petición y la casualidad hizo que al día siguiente una persona cambiaba su cocina por otra nueva y la dio entera a la familia", recuerda Juan. El club ha ayudado a repartir alimentos, camas, muebles, colchones, sillas adaptadas para el baño...: "Son cosas que no esperas. Cuando empecé con el club no me imaginé que duraría tanto tiempo, y segundo que iba a crecer así. Desde aquí le doy las gracias a las personas que se hacen cargo de las sesiones, gracias a ellos se mantiene todo". 

El Club tiene perfil de Facebook (Mister John) y desde ahí no sólo se conocen las sesiones de conversación con sus horarios y lugares de encuentro, sino que también se publican las peticiones de ayuda,

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios