Jerez

Comerciantes advierten contra bandas organizadas de rateros

  • La asociación Acoje se mantiene en contacto con la Policía Nacional para minimizar las sustracciones en los establecimientos

  • Se trata de delincuentes de origen español

Un agente de la Policía Local conversa con los ocupantes de un coche en el centro de Jerez. Un agente de la Policía Local conversa con los ocupantes de un coche en el centro de Jerez.

Un agente de la Policía Local conversa con los ocupantes de un coche en el centro de Jerez. / pascual

La delincuencia de baja intensidad está azotando el centro de Jerez. No se trata de robos graves sino de sustracciones que causan mella en la cuenta de resultados de decenas de pequeños -y no tan pequeños- establecimientos comerciales. Uno de los epicentros es la plaza de Doña Blanca, donde se ubica la plaza de abastos de la ciudad. Se están padeciendo casos en los que los dependientes deben hacer frente a delincuentes que arramplan con lo que pueden, especialmente bebidas alcohólicas por las que ganar unos euros de forma rápida. Esta situación está provocando que muchos comerciantes estén tomando medidas de control añadidas a las lógicas de su actividad comercial, como son por ejemplo colocar personal en las puertas para evitar que sus propiedades salgan por la puerta sin pasar antes por la caja registradora.

Este medio tiene constancia de sustracciones perpetradas en la referida plaza de Doña Blanca así como en las inmediaciones de Pío XII. Son especialmente los supermercados -Mercadona, Carrefour...- donde más problemas de esta índole se están dando.

Nela García pide que la Policía mantenga un 'retén' cuando se traslade la comisaría

Según apuntan a este medio fuentes de la asociación de comerciantes Acoje, este fenómeno tiene una doble vertiente: de un lado suele tratarse de individuos relacionados con la mendicidad, pedigüeños que aprovechan cualquier despiste para hacerse con productos que tengan fácil venta y salida. Muchos de ellos son personas con problemas de adicciones, tales como el alcohol o las drogas. Aunque este aspecto no ha podido ser confirmado por este medio, hay comerciantes que aseguran que dicha situación está relacionada con un cúmulo de factores entre los que se encuentra "que muchos han salido de la cárcel en las últimas semanas".

De otro lado se encuentra un fenómeno mucho más preocupante: "Se trata de grupos organizados, de personas que desembarcan en Jerez, son soltados por el 'jefe' y se dedican a robar. Suelen dejarlos en pleno centro y van a lo que van", asegura a este medio la presidenta de Acoje, Nela García. Los comerciantes del centro alaban la conexión existente con el Cuerpo Nacional de Policía. Los canales de comunicación están abiertos y "en más de una ocasión nos advierten de que tal o cual grupo está recorriendo alguna zona. Y estamos atentos". Ni que decir tiene que los comerciantes, a través de whatsapp se comunican entre ellos y están atentos a cuanto ocurre más allá de sus mostradores.

Según ha podido saber Diario de Jerez no son delincuentes extranjeros, de trata de grupos de españoles que, contra lo que pudiera creerse, están perfectamente organizados. "Aprovechan épocas en las que la afluencia a los comercios es fuerte, tal y como sucede ahora, y aprovechan para hacer de las suyas", destaca Nela García. "En ocasiones -apunta- el comerciante se da cuenta de que le han robado cuando ve el hueco y la prenda que le falta. Son rápidos y un día están aquí y al otro en Cádiz".

No en vano, los hurtos (mal llamados robos pues en los mismos no suele mediar la acción violenta contra las personas o las cosas) son demasiado habituales en Jerez. No en vano, en la actualidad se padecen unos nueve diarios. En la ciudad se sufren anualmente, según las estadísticas del Ministerio del Interior, casi 3.500 hurtos. Van disminuyendo. De 2016 a 2017 (últimos datos disponibles) han descendido un 6,3% al pasarse de 3.678 a 3.448 el año pasado. Los promedios, pese al descenso, siguen siendo altos. No en vano vienen a suponer un promedio de nueve hurtos diarios.

Entre los principales objetivos de los comerciantes, además de que se acabe con la lacra que padecen últimamente, se encuentra que a pesar de que la comisaría se traslade a la barriada de La Asunción "quede un remanente de presencia policial en el centro de la ciudad", destaca Nela García. Asegura que este mensaje lo ha remitido por carta al Ministerio del Interior y que el pasado domingo se lo recordó al mismísimo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, tras encontrárselo en el circuito

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios