Jerez

Condenan a una ex cargo de UGT por dos cursos de formación inexistentes

  • La mujer indemnizará al Estado con más de 6.000 euros · La pena impuesta es de dos años y tres meses de prisión

Una mujer que a finales de la década de los 90 ocupaba un cargo en la Comisión Ejecutiva provincial de la Federación de Trabajadores de Enseñanza de UGT ha sido condenada a dos años y tres meses de prisión por un delito continuado de falsedad en concurso ideal con otro delito, el de malversación. La mujer, que fue defendida en esta causa por el letrado Manuel Hortas, además ha sido inhabilitada por un tiempo de cuatro años para el ejercicio de cargos sindicales, tal y como se indica en una sentencia de la Sección Octava de la Audiencia Provincial. El fallo, que aún no es firme, se ha recurrido al Tribunal Supremo que decirá al respecto.

La Audiencia considera probado que se cometió un fraude con dos cursos que se organizaron en el año 97 aquí en Jerez y que estaban destinados a los trabajadores de enseñanza. El fraude consistía en la falsificación de diferente documentación con el objeto de conseguir una subvención de la Fundación para la Formación Continua (Forcem). Los requisitos de esos cursos, uno de ellos denominado 'Didáctica de la composición escrita' y el otro 'Ténicas de trabajo', es que se incluyera en ellos a un número determinado de mujeres, así como de mayores de 45 años. Esos cursos son los que se propusieron desde la delegación provincial de Cádiz de la FETE-UGT y luego se remitieron a la central. Ésta a su vez los comunicaba al Forcem que aprobaba los cursos o no. En esa convocatoria en toda España se subvencionaron un total de 1.460 horas de cursos, de las que 120 correspondían a las actividades en Jerez. Una vez realizados los cursos, se debían enviar a la central los justificantes de haberse hecho, con la relación de los alumnos asistentes y los profesores, así como los pagos realizados a éstos y las facturas abonadas por material y otros conceptos de realización de los cursos.

Toda esa documentación se mandó desde Jerez a Madrid, pero con una salvedad, los cursos nunca de realizaron. Es más, la Sala estima que se falsificó esa documentación cambiando por ejemplo los nombres de algunos de los asistentes de masculino a femenino para cumplir así con uno de los requisitos exigidos. También se modificaron las fechas de nacimiento de profesores de un centro de FP de Trebujena que nunca recibieron esa formación. Además, se aportaron los recibos de haber pagado a los docentes encargados de dar los cursos, incluso se llegó a simular su firma. Se buscaba así la justificación de costes de los cursos subvencionados en el plan de formación, sin que se sepa donde fue a parar ese dinero.

La Audiencia considera que la acusada fue una de las responsables de esa falsificación de documentos junto con otro sindicalista ya fallecido. En esas fechas la mujer, que siempre sostuvo en el juicio que se encargaba de tareas meramente administrativas, ocupaba un cargo en la comisión ejecutiva provincial de la FETE-UGT, "siendo la responsable directa de la contabilidad del sindicato" y con sede de trabajo en Jerez, como se indica en la sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios