Jerez

Cortés alerta del "daño" que hará la privatización de Aena al aeropuerto

  • Dice que supondrá reducción de horarios, destinos y líneas, así como colas en facturación

La consejera de Fomento y Vivienda de la Junta, Elena Cortés, alertó ayer que la privatización de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) supondrá "inevitablemente un daño" y un "deterioro" del servicio que prestan el aeropuerto y el helipuerto de Algeciras.

Cortés, en comparecencia en el Parlamento, aseguró que "la operación implicará en toda Andalucía destrucción y precarización del empleo, merma de la calidad de la oferta turística y empeoramiento del servicio público".

A su juicio, este proceso provocará "un deterioro del aeropuerto de Jerez", ya que supondrá "reducciones de horarios, destinos y líneas aéreas, así como colas de pasajeros en los puestos de control y de facturación". Todos estos efectos "desgraciadamente empeorarán en la temporada alta turística", subrayó Cortés, quien recordó que "un aeropuerto es la puerta de entrada del turismo, lo primero y lo último que se ve de una ciudad".

En su intervención, la consejera Cortés resaltó que con la privatización, el Gobierno pretende "ceder irresponsablemente la gestión de los aeropuertos públicos a los intereses privados, al amparo de la actual crisis, acabando así con uno de los mayores gestores aeroportuarios mundiales, responsable de una red que supone para nuestro país una red de infraestructuras elementales para la cohesión territorial y social, así como para el turismo".

En ese sentido, la titular de Fomento y Vivienda explicó que "la cacareada viabilidad económica conseguida por AENA en 2013 se hizo por una feroz política de recortes de gastos que van más allá de una mínima racionalización", afirmando que se ha realizado "a costa de reducir la calidad de los servicios y los horarios de las operaciones, lo que se ha traducido en una reducción de personal y en el abandono de su actividad por parte de muchas empresas instaladas en los aeropuertos españoles; y también a costa de subidas generalizadas de tasas, lo que está hundiendo los tráficos aéreos en algunos de esos aeropuertos, como es el caso de Barajas".

A juicio de Cortés, la privatización se traducirá en el incremento desmesurado en la cadena de subcontrataciones, como consecuencia de las reestructuraciones de costes; en la subida de tasas generando un déficit tarifario; y en una pérdida de inversión en infraestructuras que mermará la calidad y la seguridad del servicio público.

Asimismo, incidió en que "no hay ni un solo argumento esgrimido por parte del Gobierno central que esté relacionado con el interés general y el beneficio público para legitimar esta operación", a lo que añadió que "los aeropuertos son y deben seguir considerándose como garantes de un servicio público".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios