Jerez

Cruz Roja desmiente las acusaciones de mala gestión en los traslados de migrantes

  • El sindicato CNT la acusa de "dar comida escasa" en el pabellón Kiko Narváez y de "abandonarlos a su suerte" en una estación

Inmigrantes ayudan a los voluntarios a descargar cajas de ayuda ante el 'Kiko Narváez'. Inmigrantes ayudan a los voluntarios a descargar cajas de ayuda ante el 'Kiko Narváez'.

Inmigrantes ayudan a los voluntarios a descargar cajas de ayuda ante el 'Kiko Narváez'. / pascual

Cruz Roja Española salió ayer al paso de las durísimas acusaciones realizadas por el sindicato CNT en las que se acusaba a la institución de enviar a ciudades españolas sin acompañamiento, sin apenas alimentos, ni acogida a 60 inmigrantes que estaban alojados temporalmente en el polideportivo Kiko Narváez de Jerez el pasado miércoles.

Fuentes oficiales de Cruz Roja desmintieron "de forma rotunda" dichas acusaciones. En la amplia batería de hechos denunciados de forma pública se encontraba, una vez más, que en el pabellón no hay servicio de traducción "algo que no es cierto". Cabe destacar que otra denuncia similar ya forzó a Cruz Roja a desmentirla.

El kit de viaje es "un bocadillo que es una barra, piezas de fruta y litro y medio de agua"La central habla de un motín en un autobús "que la empresa de transportes niega"

Un hecho especialmente grave es que la CNT ha relatado que una vez en el autobús los inmigrantes "son abandonados a su suerte en una de las estaciones". El portavoz provincial de Cruz Roja Española señaló a este medio que "nada más lejos de la verdad pues Cruz Roja facilita los traslados, comunica a las redes de la propia Cruz Roja a dónde se dirigen estas personas para que les presten asistencia. Igualmente se les dan los horarios de llegada así como los nombres de las personas y los destinos a los que pretenden llegar". "Además se les entrega información de los recursos que van a encontrar en las ciudades a las que llegan y a las que desean trasladarse. A veces cambian de destinos por deseo propio", señalaron las referidas fuentes.

La denuncia del sindicato destacaba igualmente que "se da la circunstancia de que para el largo viaje a los inmigrantes se les dio solamente una botella de agua mineral y un sándwich", así como que la comida que dan en el pabellón "es escasa". Cruz Roja responde que "dicen que la comida es escasa cuando se les está proporcionando en el pabellón cuatro comidas diarias con primero, segundo y postre, mientras que en lo que denominamos como el kit de viaje llevan piezas de fruta, un bocadillo que es una barra de pan y una botella de litro y medio de agua", apuntaron desde la institución altruista mientras desde la CNT se apuntaba que "vecinos de La Granja aportaron de su propio bolsillo zumos y fruta para el trayecto, que pudieron entregar con muchas pegas, antes de la salida de los autobuses".

De otro lado, la denuncia pública de la CNT señala que "después de varias horas de viaje, y llegados a Madrid, se produjo una protesta generalizada en uno de los autobuses, y los inmigrantes se negaron a bajar porque nadie les esperaba con el consiguiente aprieto de los chóferes, que no podían dar explicaciones ni comunicarse con los extranjeros. Su único recurso fue llamar a una vecina de Jerez, francófona, que ofreció su teléfono móvil antes de partir los autocares, por si hacía falta servicio de traducción". A este respecto, en la amplia lista de desmentidos elaborada por Cruz Roja, se apunta que "una vez puestos en contacto con la empresa que realiza el transporte de los viajeros no se nos ha comunicado ningún incidente como el que se nos describe. Tan sólo destaca que les paró la Policía Local en el País Vasco. No tuvo más importancia. Fue lo más destacado del viaje".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios