Jerez

Denunciado por provocar un incidente de tráfico en la calle Clavel

  • Durante media hora tuvo su coche parado en plena calle causando largas colas de vehículos

  • Hubo insultos entre conductores e incluso se encaró con agentes de la Policía Local 

El hombre que obstaculizó la calle Clavel con su vehículo y un remolque / Pascual

El hombre que obstaculizó la calle Clavel con su vehículo y un remolque

Un hombre ha sido denunciado este jueves por provocar un, cuanto menos, sorprendente incidente en la calle Clavel. Sobre las doce del mediodía el hombre paró su coche, un todoterreno, a mitad de la calle Clavel, justo a la altura de su domicilio. El coche llevaba un remolque en el que el hombre comenzó a meter varias cosas. A medida que pasaba el tiempo se iba formando una larga cola de coches cuyos conductores comenzaron a tocar las bocinas para pedir que quitara el vehículo de la vía y se restableciera la circulación.

Como el hombre hacía caso omiso, algunos conductores se bajaron de sus coches y le increparon, momento en el que comenzó una fuerte discusión, con insultos incluidos, y no llegaron a las manos porque uno de los conductores llamó a la Policía Local y en el momento más 'caliente' del incidente dos policías motorizados se personaron en el lugar. Según algunos de los conductores implicados en el atasco, llevaban allí cerca de media hora parados.

Los agentes le pidieron la documentación y le ordenaron que retirara el coche con el remolque, a lo que el hombre contestó que su todoterreno tenía un problema y que no arrancaba. La Policía le pidió que lo intentara y el protagonista del incidente, a veces desafiante, comenzó a discutir con los agentes. Finalmente optó por montarse en el coche, giró la llave y el coche arrancó perfectamente.

El individuo se bajó del coche a requerimiento de un agente de la Policía Local para comunicarle los motivos por los que iba a ser denunciado: además de por el problema de tráfico creado, por desacato a la autoridad. El hombre comenzó a ponerse muy nervioso y los policías le pidieron que se sentara en la acera y le amenazaron incluso con esposarle. Cuando se sentó, comenzó a tumbarse en el suelo y después a sentarse, así en repetidas ocasiones ante el asombro de los agentes.

De repente el hombre intentó entrar en el coche para coger unas medicinas y la Policía se lo impidió. Fue un agente el que cogió las medicinas de la guantera y se las dio para que se las tomara. Pasados unos minutos, ya más calmado, insistía en que su coche tenía una avería y no arrancaba, y que cuando lo hacía no circulaba. La Policía le pidió que lo intentara de nuevo y el coche arrancó. Los agente le pidieron que moviera el vehículo para ver si circulaba bien y el hombre circuló unos metros y se paró por orden de uno de los agentes, que le informó que había circulado sin ponerse el cinturón de seguridad y que por tal motivo también sería denunciado.

Finalmente y escoltado por los dos policías motorizados el conductor llevó el coche a una explanada de un supermercado de la calle Zaragoza, lugar al que llegaron también dos coches de la Policía Local a petición de uno de los agentes motorizados por si el causante del altercado finalmente tenía que ser detenido.       

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios