reyes La Coronación

Emociones previas a la cabalgata en el 'real' sitio de la coronación

  • El primer acto de Sus Majestades congrega a un numeroso público en el patio de Armas de El Alcázar · Los niños entregaron a los Reyes Magos sus últimas cartas

"¡Majestad, toma mi carta!". Ésta fue la frase que más se escuchó ayer en el patio de Armas de El Alcázar durante el acto de coronación de los Reyes Magos. Muchos niños, algunos con las bolsas para recoger los caramelos ya en las manos, se acercaron a la fortaleza almohade para ver de cerca a Sus Majestades y ser testigos de la primera celebración de la esperada noche del 5 de enero. Poco a poco los jerezanos fueron ocupando cada una de las sillas que se habían dispuesto para contemplar el acto, aunque algunos tuvieron que conformarse con verlos de pie, ya que a pesar del cielo nublado, muchas familias no dudaron en acercarse a El Alcázar para formar parte de esta celebración.

Los Reyes Magos llegaron en coche de caballos escoltados por sus pajes, y las caras de los niños ya mostraban la ilusión de este día. Antonio Padillo, Francisco Romero y Ana María Sabido vivieron ayer uno de los días más mágicos de sus vidas, convirtiéndose en los Reyes de la ilusión en su ciudad.

Así, a primera hora de la tarde las puertas del palacio del conjunto monumental se abrieron, la magia de Oriente comenzó a invadir el emblemático lugar y los pequeños se subieron a las sillas para contemplar mejor a Sus Majestades.

Silencio y miradas intensas. Con las cartas de las peticiones de regalos en las manos, los niños aplaudieron con todas sus ganas al primero de los Reyes, Melchor, quien con paso firme y seguro subió al escenario para ocupar su sillón a la espera de sus compañeros. Tras él, Gaspar salió con una amplia sonrisa y saludando a los presentes en el día mágico de los Reyes. En este momento, algunos pequeños se acercaron a Su Majestad para tocarlo, una cercanía que emocionó a los padres. Por último, el Rey Baltasar avanzó y, con un brillo especial en los ojos, levantó las manos para comunicar a los jerezanos que los Magos de Oriente ya estaban en Jerez para traer la ilusión a sus calles. Los tres jerezanos recibieron las coronas de manos de sus predecesores, el empresario Antonio Sánchez Mejías, la cofrade Ana María Salas Trujillo y un compañero de Jaime Cantizano en su nombre, presentador que no pudo asistir al acto. La encargada de recoger las epístolas de los pequeños, la cartera real encarnada este año por Dolores Argudo, fue la última en salir al escenario, pero también fue muy aclamada por los presentes, ya que su papel es primordial para que los regalos estén esta mañana bajo el árbol.

Tras el compromiso de Sus Majestades de traer a la ciudad ilusión y presentes, los niños se subieron al escenario para abrazar, besar y entregar las últimas cartas. Un momento muy emocionante con el que disfrutaron los pequeños, porque no todos los días puedes dar la mano a los tres Reyes Magos. Con este acto comenzó el camino de las ilusiones y una noche cargada de sonrisas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios