Jerez

La Esperanza, en la Catedral

  • A tan sólo cinco días de su coronación canónica, la imagen fue llevada ayer al primer templo

La hermandad de La Yedra vivió ayer otra jornada brillante dentro de las que preceden al momento culminante de la coronación, que ya sí está a la vuelta de la esquina. La Esperanza salió ayer de San Lucas una semana después de haber llegado a este templo para culminar un nuevo capítulo del tránsito que ha tenido esta imagen desde que hace tres años se anunciará su coronación canónica.

La mañana, calurosa y con algunas nubes, tuvo dos momentos. El primero, la función solemne que remató el triduo que se ha venido celebrando desde el pasado jueves. Después, la procesión de traslado dejó en la Catedral a La Esperanza, que regresará a su capilla, ya coronada, el próximo sábado. En ambas citas la tónica dominante fue el gentío, desde el lleno absoluto en San Lucas hasta el calor y amparo de los devotos y cofrades en general que no le faltó a la Reina de la Plazuela a lo largo de un recorrido corto pero que fue muy intenso. La función solemne tuvo como punto singular la recepción como hermanos honorarios de la hermandad a la Guardia Civil y a La Armada, además de la ofrenda que llevó a cabo un infante de Marina, Ángel María Pérez, de la condecoración que obtuvo por su arrojo al salvar vidas en el accidente que aconteció en El Puerto de Santa María hace un año en el que un helicóptero se precipitó sobre una calle de la localidad. Por ello, fue galardonado con la Cruz al Mérito Naval, que la ofrendó a La Esperanza. Otro instante emotivo fue, a la salida del palio de la Virgen, el descubrimiento de una placa en memoria de Paco Bazán por iniciativa de la Unión de Hermandades, momento en el que estuvieron presentes hermanos mayores de las cofradías.

La Esperanza, al igual que el domingo día 1, fue en el paso de palio de la Virgen de los Dolores, tocada con una diadema, con la música de la magnífica banda municipal de San Fernando y adornada con flores blancas de diferentes variedades pero con la particularidad de disponerse en piñas cónicas. Muchísimo público rubricó esta nueva salida de la Virgen, lo que viene a subrayar el fuerte tirón que tiene esta imagen. Nada más superar el palio la complicada puerta del templo, sonó la marcha 'Tus Dolores son mis Penas', composición que aludía a la hermandad que ha dejado su iglesia para esta penúltima celebración. Con la música creada por Andrés Muñoz para La Esperanza, el magnífico cortejo de hermanos y la procesión abandonó la plaza de San Lucas para mirar de frente a la Catedral, cuando ahora sí que el final de todo se acerca para poner el hermoso epílogo a tres años de preparativos y espera. Nuestra Señora de la Esperanza ya está en la Catedral donde el sábado será coronada canónicamente en una ceremonia que estará precedida por un triduo extraordinario que dará comienzo el miércoles predicado por el cardenal Amigo, el arzobispo de Toledo y, cerrando, el de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios