Educación

La Flampa local exige más garantías para una vuelta al cole segura en Jerez

  • Las asociaciones de madres y padres protestan con una ‘performance’ en plena plaza del Arenal de los riesgos que entraña un retorno a las clases sin las debidas inversiones

Los padres, a modo de alumnos, toman medidas en una improvisada clase. A metro y medio las clases se quedan pequeñas, esa fue su conclusión. Los padres, a modo de alumnos, toman medidas en una improvisada clase. A metro y medio las clases se quedan pequeñas, esa fue su conclusión.

Los padres, a modo de alumnos, toman medidas en una improvisada clase. A metro y medio las clases se quedan pequeñas, esa fue su conclusión. / Manuel Aranda

La Federación Local de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Flampa) de Jerez lo tiene claro: las actuales medidas para que los niños vuelvan a los centros educativos en este mes de septiembre que ya se ve en el horizonte no les convencen. “Ni las del Gobierno de la nación ni las de la Junta de Andalucía, aunque la verdad es que lo de la Consejería de Educación es de traca”, destacó a este medio la tarde de este jueves la presidenta de la Flampa, Verónica Guerrero.

De forma muy didáctica, las madres y padres de las asociaciones jerezanas entendieron que nada mejor para dar a conocer la problemática que representarla. Y eso fue lo que hicieron la tarde de este jueves en la plaza del Arenal, donde una treintena de padres representaron, como si de una clase cualquiera se tratara, un aula al aire libre.

Cada uno de ellos portó una vara de caña, de metro y medio de longitud, para demostrar que “con las actuales dimensiones de las aulas sobran niños o falta aula”, asegura Verónica Guerrero.

Las demandas de la Flampa contra el Ministerio y la Consejería de Educación son claras. “Con las actuales medidas los niños no entran en las clases y lo que queremos es inversión en Educación, que haya más módulos, más profesores... Este acto viene a demostrar simplemente que en una clase tipo, con apenas 25 alumnos, hay críos que deberían quedarse fuera para mantener las normas de seguridad”.

Los denominados ‘grupos burbuja’, donde se impida el contacto entre niños de diferentes clases, tampoco convencen, “Los niños tienen la tendencia a buscarse, a socializarse, a jugar entre ellos... ¿Cómo controlas eso?”, destacan desde la Flampa donde hasta apuntan que “todos sabemos lo que pasa cuando un profesor se da la espalda”, en clara referencia a lo que todo el mundo sabe: los niños son niños.

La incertidumbre, destacan desde la Flampa, es una de las mayores enemigas. Avanza agosto, va llegando septiembre y “nadie tiene la certeza de que llevar a sus hijos al colegio sea algo completamente seguro”.

Las nuevas tecnologías tampoco son del agrado de los padres y madres de los alumnos jerezanos. “La educación debe ser presencial. Es algo que sabemos todos, pero debe hacerse con garantías. Cuando la formación que se imparte es ‘on line’ hemos detectado que hay niños y niñas que se quedan atrás y no se les puede llevar al nivel adecuado. Simplemente se quedan atrás”, destaca Verónica Guerrero.

Uno de los aspectos que más indignan a los padres es que la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía “haya dicho que mientras haya metro y media de distancia no hay por qué llevar mascarillas”.

La ‘performance’ desarrollada el jueves por la tarde en el Arenal logró reunir a más doscientas personas a su alrededor, con representaciones de unas treinta asociaciones de madres y padres de alumnos de la ciudad. Todos ellos representantes del sector público de la educación en la ciudad. Valga recordar que las reivindicaciones de la Flampa local fueron firmadas por un total de 57 colectivos.

Para transmitir su mensaje, la Flampa utilizó la fórmula de un circo denominado ‘Cuidadín, cuidadín, que el virus puede estar allí’. Tras un pasacalles los asistentes con sus ‘lanzas’ de caña procedieron a sentarse en sus imaginarios pupitres y acto seguido desplegaron esa distancia de metro y medio que hecha caña llevaban en sus manos.

La consecuencia de ellos fue evidente: no hay aula de tamaño medio que sea capaz de acoger a un grupo de niños de mediano tamaño con absoluta seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios