Jerez

Floja primera noche en las zonas clásicas de movida

  • Los moteros pasan de sitios como el centro, avenida de México y Torres de Córdoba y vuelven a apostar por el 'santuario' de la avenida de Arcos y localidades costeras

La primera noche de motorada en los clásicos puntos de movida fue floja: apenas se veían parejas de motoristas forasteras, grupos aislados de cinco o seis personas... "Estarán en El Puerto", dice un camarero de un 'pub' de la Avenida. "En la de Arcos, la de Arcos" asegura otro. Sin embargo, éramos bastante personas autóctonas que habíamos salido al olor de la gasolina, aunque lo que se respiraba era diesel de coches normales, de aquí, y de los numerosos patrulleros policiales.

¿Las copas? por las nubes: cubata de ginebra y tercio de cerveza nacional son nueve euros en casi todos los sitios y el primero te lo sirven en un vaso largo y estrecho de plástico. "Es por seguridad, no podemos despachar vidrio", me dice una camarera. Un motero madrileño, Jesús (Suzuki 600), me explica que "yo vengo de acampada, pero no por la crisis, es que me va hacerla de siempre porque te lo pasas de p...". Él considera que la copa no es cara "porque en Madrid te cascan diez euros por cualquier lado y ojito con la garrafa" : o los jerezanos tenemos mucha crisis o es que salimos poco. Pero algo tiene que latir en la trastienda fuera de los optimistas cálculos de las Administraciones: trabajadores de El Motorista apuntan que no han parado de recibir motos con las averías de siempre: cambiar cubiertas, embragues, kits de arrastre y pastillas de freno. La hora de taller se cotiza a 45 euros por ser festivo.

En un bar (decente) de la avenida de México me encuentro con una pareja de murcianos. "Hemos estado antes en El Puerto, estaba muy animado. Pero aquí..." Ambos coinciden, sin embargo, que "el año pasado fue horrible. Porque no podíamos pasar por ningún lado no sabíamos qué hacer".

Donde sí hubo fiesta y buen ambiente fue en las avenidas Blas Infante y de Arcos, con terrazas de bares ocupadas desde temprana hora, con intervención policial incluida. Los moteros parece que han elegido el segundo lugar como punto de diversión tras la desaparición de la 'jaula'. Los jerezanos jaleaban y animaban a los motoristas a que hicieran piruetas, quema de ruedas y 'caballitos'. Mi ahora amigo Jesús, señalaba cuando se lo conté que "no soy partidario de hacer cafradas a la moto, te salen muy caras, pero no te voy a negar que más de un 'caballito' he hecho en la jaula. Oye, ¿por qué la quitaron?". Luego me explica que quien se está haciendo de oro es "un tipo que ha traído un 'trailer' todo cargado de piezas de desguace. Macho, lo está vendiendo todo".

Bares y 'pubs' se han puesto sus mejores galas para recibir a los aficionados. Banderas de todo tipo (por supuesto la del Xerez), las ajedrezadas de las carreras, de España, de Andalucía y por qué no decirlo, de más de una marca de whisky, lo cual debe garantizar que el alcohol no es de quemar, son los atractivos junto a las camareras más guapas.

La afluencia de moteros era a cuentagotas, pero eso ya es conocido: los viernes son muy tranquilos desde hace años en comparación con lo que estaba pasando a última hora del sábado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios