DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Jerez

Alertan de que se ha agrandado la grieta de un inmueble en ruina

  • Con las últimas lluvias la situación de la fachada del edificio que hace esquina entre las calles Juana Jugán y Argüelles ha empeorado y se teme que se derrumbe

Imagen actual del estado de la finca, con la grieta en primer plano y vallas en el suelo. Imagen actual del estado de la finca, con la grieta en primer plano y vallas en el suelo.

Imagen actual del estado de la finca, con la grieta en primer plano y vallas en el suelo. / Pascual

“La grieta va a más y cada día que pasa estamos más preocupados porque aquí cualquier día pasa algo gordo”. Son palabras de un vecino de la calle Argüelles, en la que está ubicado un edificio en ruinas que hace esquina con la calle Juana Jugán y que tiene en su fachada una grieta “que cada vez es más grande, sobre todo tras las últimas lluvias”.

El edificio, una finca con cuatro viviendas de pocos metros cuadrados y dos locales, fue acotado con vallas colocadas por Infraestructuras por peligro de derrumbe en mayo de 2018., Dos años más tarde la situación sigue igual, o peor porque las vallas están casi siempre en el suelo, ha crecido ha hierba en la acera y la grieta, como queda dicho, va en aumento.

Los techos de estas viviendas, en las que sólo vivían dos personas de avanzada edad que fueron desalojadas y llevadas a una residencia de ancianos, se derrumbaron en mayo de 2018, circunstancia que llevó a un matrimonio, cuya vivienda colinda con la que sufrió el derrumbe de los techos, a denunciar la situación en el Ayuntamiento. Técnicos de Urbanismo acudieron a la finca para analizar la gravedad de la situación, teniendo en cuenta además que a escasos metros de este edificio hay un colegio (Padre Torre Silva, más conocido por Oratorio Festivo) y diariamente pasaban por esas calles antes del confinamiento muchos alumnos del centro educativo.

En la inspección comprobaron que se había producido un derrumbe parcial del forjado de la planta baja, y que había otras muchas deficiencias en el inmueble, entre ellas la posibilidad de un derrumbe de sus muros hacia el exterior ya que se observaba una grieta importante en la fechada.

Tras esa inspección, el Ayuntamiento comenzó a buscar a los propietarios del inmueble para instarles a que o bien corrigieran las deficiencias o procedieran al derrumbe de la fina. Sin embargo, Urbanismo se encontró con el problema de la difícil localización de algunos de los propietarios (personas mayores que en algunos casos ya no residen en Jerez), por lo que se tomó la decisión de apuntalar el inmueble con carácter subsidiario, es decir, pasando luego la factura a los propietarios para que abonen el coste de la actuación.

Dos años más tarde, sin embargo, ni se ha apuntalado el inmueble, ni se ha derribado ni se han hecho obras para acabar con las deficiencias que presenta.

En diciembre del año pasado Urbanismo anunció que estaba redactando los trabajos para consolidar la fachada de la finca. Recordó que se habían estado haciendo gestiones para que los propietarios de las viviendas y los locales procedieran al arreglo de la finca, al apuntalamiento de la fachada o bien al derrumbe de las zonas que peor estado presentan. Sin embargo, como queda dicho, al tratarse de una finca muy antigua hubo problemas para contactar con todos los propietarios.

Ante esta tesitura, el Ayuntamiento tomó la decisión que sufragar el coste de las obras de derribo de las zonas que están en peor estado y consolidar la fachada para evitar que se produzca un derrumbe, todo ello con carácter subsidiario, bien de manera pactada con los propietarios o bien mediante los tribunales de Justicia.

“El Ayuntamiento ha llevado ya a cabo el procedimiento administrativo correspondiente al expediente de finca en mal estado, y ante el incumplimiento de los propietarios, se ha hecho la resolución de ejecución subsidiaria de las obras de consolidación de fachada a cargo del obligado”, señalaron desde el Consistorio el pasado mes de diciembre para explicar los pasos que se habían dado. “Actualmente -añadieron-, se está en fase de redacción de la propuesta técnica que contenga los trabajos necesarios para consolidar la fachada de la finca y poder retirar el vallado existente, y posteriormente se sacarán estas obras a licitación”.

Cuatro meses más tarde la situación sigue igual e incluso peor, según denuncian los vecinos. En la finca no se ha hecho nada y uno de los propietarios asegura que no tiene noticias de Urbanismo sobre actuaciones en el edificio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios