Jerez

La Guardia Civil celebra su Patrona tras el 'día negro' en la zona rural

  • Los actos para conmemorar la Virgen del Pilar se celebraron en el convento de Santo Domingo, ya que el cuartel de la Benemérita sigue todavía en obras

Comentarios 6

La Guardia Civil celebró ayer la festividad de su Patrona, la Virgen del Pilar, y la Fiesta Nacional, con su habitual solemnidad y más después del duro día de trabajo en la zona rural de Jerez el pasado sábado. El capitán de la segunda compañía, denominación oficial del acuartelamiento, José Miguel Fernández Rivas, destacó "que tuvimos que rescatar a muchas personas, incluso con helicópteros. Se vivieron momentos muy duros e incluso peligrosos, ya que la tromba fue impresionante", dando gracias a Dios que no hubo que lamentarse daños personales. Incluso un todoterreno de la fuerza quedó encallado en el barro cuando intentaba rescatar a otro vehículo durante la jornada.

El instituto armado celebró la misa en el convento de Santo Domingo a partir de las 13:00. Las obras, ya bastante avanzadas, que se están haciendo en el cuartel de Las Delicias impidió oficiar la eucaristía en esas dependencias, como se viene haciendo de manera tradicional, pero se agradeció, porque por la mañana volvió a chispear. La misa fue oficiada por el deán de la catedral, José Luis Repetto Betes, que destacó "el sacrificio que hacen los agentes" por salvaguardar la integridad del resto de las personas y les agradeció que hubieran elegido Santo Domingo para honrar a la Virgen del Pilar.

Tras la celebración del oficio religioso, con numerosa asistencia de guardias uniformados de gala y de familiares, se rindió homenaje a los fallecidos en acto de servicio depositándose una corona de laurel. Los agentes cantaron posteriormente el himno del benemérito instituto armado y dieron los habituales vivas a España, El Rey y la Guardia Civil.

La alcaldesa Pilar Sánchez presidió los actos religiosos junto a la presidente de la sección octava de la Audiencia Provincial, Lourdes Marín, el juez decano, Juan José Parra; el titular de uno de los juzgados de lo Penal de la ciudad, Manuel Buitrago y jefes y oficiales de los tres Ejércitos. Los mandos del Cuerpo Nacional de Policía, el comisario Andrés Garrido, y los inspectores jefe Francisco Alvarez y Antonio Padillo; así como los de la Policía Local, Manuel Cabrales y Manuel Benítez, acudieron al acto también en Santo Domingo. Todos recordaron el duro día que se vivió el sábado.

La jornada, ya más festiva, se prolongó con la tradicional copa de vino español en el cuartel de Las Delicias, donde acudieron compañeros de otras fuerzas de seguridad para pasar un rato con sus colegas del instituto armado. A otros, sin embargo, les tocó la ingrata labor de estar de servicio un día de fiesta: policías nacionales, locales y guardias civiles montaron un dispositivo de seguridad junto al convento mientras se celebraba la eucaristía.

A los actos acudieron también personas como el hermano mayor del Rocío, Felipe Morenés, que agradeció la colaboración que le presta la Guardia Civil en el Camino, y destacados empresarios de la hostelería local.

Los delegados municipales Juan Pedro Crisol y Antonio Fernández Ortega respaldaron también a la Guardia Civil durante su 'Día', aunque, como señalaba su capitán y numerosos agentes, "aquí estamos abiertos todo el día al servicio del ciudadano". La fiesta, a nivel particular, se prolongó horas después en el cuartel con la actuación de un cuadro rociero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios