Jerez

Hablar de las causas

Estamos cansados de oír a padres y madres de nuestro alrededor hablar, como si de doctores (o doctoras) en Derecho o Ciencias Políticas se trataran, acerca de qué leyes o qué prohibiciones se deberían contemplar o revisar para subsanar asuntos de tanta importancia en la sociedad actual como el vandalismo entre adolescentes, el ausentismo escolar, el fracaso en las aulas, la falta de motivación de los jóvenes... Siempre culpando, por supuesto, al órgano que media, culpa o castiga el acto en sí, pero... ¿Qué pasa con las causas? En pocas ocasiones se oye a los progenitores hablar de su fallo en la educación de los hijos, base esencial del comportamiento de cualquier persona. Esta función de educar cada vez se está desligando más del núcleo puramente familiar, y poco se hace al respecto. Luego vienen las citaciones a padres sorprendidos (y ofendidos) porque sus hijos no saben comportarse. Por supuesto, la culpa va al profesor, que le tiene manía al niño.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios