Jerez

El nuevo altar flamenco de La Plazuela

  • La fachada de la Peña La Bulería acoge el busto de Diego Rubichi casi 13 años después de su muerte. El mundo del flamenco le recuerda en una jornada muy emotiva

Familiares, amigos y autoridades ante el busto en homenaje a Diego Rubichi Familiares, amigos y autoridades ante el busto en homenaje a Diego Rubichi

Familiares, amigos y autoridades ante el busto en homenaje a Diego Rubichi / Manuel Aranda

La calle Empedrada, en pleno corazón del barrio de San Miguel, es desde ayer el lugar para que el mundo del flamenco recuerde a otro cantaor jerezano, Diego de los Santos 'Rubichi'. Casi trece años después de su fallecimiento, la familia podrá ver su busto junto a la fachada de la Peña La Bulería, la que él consideraba, como reconocía uno de sus hijos, "su casa".

El acto de inauguración congregó a familiares, artistas, miembros de las peñas flamencas y representantes municipales en torno al número 21 de la calle, que a eso de las once de la mañana se convirtió en casi una fiesta.

La familia, representada por sus hijos Domingo y José Rubichi, su viuda y su nuera Eva Rubichi, fue la encargada de descorrer la cortina para descubrir el busto en bronce, de Nuria Guerra, que a partir de ahora pasará a ser otro de los puntos de la ruta flamenca de la ciudad. Junto a ella, dos placas conmemorativas, una de la Hermandad del Cristo de la Expiración y otra del Ayuntamiento, partes importantes en la puesta en marcha de esta iniciativa.

Entre los artistas, numerosas caras conocidas, desde Luis Moneo a Jesús Méndez, Capullo de Jerez, Antonio Higuero, José Mijita, Tomás Rubichi, Diego Vargas, Manuel Fernández ‘El Gordo’, Dolores Agujetas, Soraya Clavijo, El Gómez de Jerez, Gitano de Bronce, Ana de los Reyes, El Tolo, Alfonso Mijita, María Vargas, Sandra Rincón o Alberto San Miguel, entre otros.

No faltó la representación de las peñas, con el presidente de la Federación Local a la cabeza, la directora del Villamarta, Isamay Benavente, los hermanos mayores salientes y entrantes del Cristo, José Manuel García y Mari Carmen Alonso; amigos personales de Diego Rubichi, como el caso de Juan Salido o Antonio El Platero, o miembros de la asociación de vecinos de San Miguel, como José Manuel Malvido.

Para Domingo Rubichi, su hijo mayor, "ha pasado mucho tiempo desde que se hizo el homenaje, pero por fin ya está en su barrio. La familia está muy contenta". En esa línea se pronunció su sobrino Tomás Rubichi sobre todo por el hecho de que "esté en la que era su peña, porque de hecho la inauguró él".

Igual de satisfecho se mostraba José Rubichi, el menor de sus hijos. “Estamos muy contentos, por la afición, por los artistas y para el barrio y la familia. Hemos luchado mucho por esto, y quiero dar las gracias a todos los que han ayudado, desde Antonio Montero que fue el primero en el Ayuntamiento, hasta Paco Camas, que ha llegado después. Además, está en su peña, en su casa, porque él venía siempre a ver a su primo El Poli. A partir de ahora, éste será nuestro altar”.

La escultura está realizada en bronce por la artista jerezana Nuria Guerra

Francisco Camas, delegado de Cultura, confesaba que con este acto "se hace justicia, aunque hay que pedirle disculpas a la familia por la paciencia que han tenido. Creo que el resultado ha sido bueno, y además, el busto ha quedado muy integrado en la peña, y a partir de ahora, la gente que venga se podrá fotografiar y llevarse a Diego por todo el mundo".

Antonio Benítez Manosalbas, socio fundador de Los Cernícalos reconocía que "con este busto no sólo se hace justicia como cantaor, sino como persona".

Juan Salido calificó a Rubichi como "un gitano cabal y extraordinaria persona", y tras asistir a “más de trescientos recitales suyos”, admitía que artísticamente “Diego ha sido un cantaor rancio de Jerez, quizás con unas facultades no muy poderosas pero que las cambiaba por un sentimiento extraordinario, especialmente donde era fuerte, en la seguiriyas, las tonás y malagueñas”.

Parte implícita de este proceso ha sido La Peña La Bulería, cuyo presidente, José Manuel Rodríguez, aseguraba que "hoy es un día de gran satisfacción, porque hemos luchado mucho por ello, por eso quiero agradecer a tantas personas que han colaborado para que sea realidad, desde las autoridades municipales de estos años hasta la Federación de Peñas, el barrio, aficionados o la Hermandad del Cristo".

Antonio El Platero recordaba ayer "los inicios de Diego, que actuó por primera vez con el ballet de Fernando Belmonte”, y admitía que el cantaor “se convirtió en uno de los preferidos de los grandes aficionados. Nunca dejó la tradición de los Agujetas ni de los cantes de La Plazuela, para mí ha sido uno de los cantaores más puros y de más sentimiento cantando”.

El guitarrista Alberto San Miguel también recordaba ayer a Rubichi “porque era un gran cantaor, y una persona humilde, era como El Viejo Agujetas. Creo que se lo merece”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios